Dieta sana para el síndrome del ovario poliquístico

Un estilo de vida saludable mejora los síntomas del síndrome del ovario poliquístico. Así que te recomendamos que sigas una dieta sana y equilibrada y hagas actividad física moderada.

Dieta síndrome del ovario poliquístico

El síndrome del ovario poliquístico (SOP) es una afección causada por el desequilibrio de las hormonas reproductivas: se producen más hormonas masculinas de lo que se considera normal, y esto provoca que el óvulo quede atrapado en el ovario y que se pueda formar un quiste (cavidad llena de líquido).

Es el trastorno reproductivo común más común en todo el mundo, ya que afecta al 10% de las mujeres en estado fértil. Tiene un componente genético y existe un riesgo mayor de sufrirlo si se tiene obesidad.

¿Qué síntomas tiene el síndrome del ovario poliquístico?

  • Ciclo menstrual irregular: se puede sufrir amenorrea (ausencia de menstruación) o tener menstruaciones irregulares, llegando a tener menos de ocho periodos anuales o incluso no tener.
  • Hirsutismo: aparición de mucho vello en zonas del cuerpo donde normalmente tienen los hombres como rostro, barbilla, pecho, abdomen o muslos. Es común en el 70% de las mujeres con SOP.
  • Acné en rostro, pecho o parte superior de la espalda.
  • Piel grasosa.
  • Caída del cabello o calvicie.
  • Aumento de peso o dificultad para bajarlo.
  • Oscurecimiento de la piel, sobre todo en zonas específicas: en los pliegues del cuello, debajo de los senos y en las ingles.
  • Dolor pélvico.

Deliciosas recetas de zumos de frutas, ideales para refrescarnos en verano. Zumos con frutas de temporada.

Saber más >

Las mujeres con síndrome del ovario poliquístico también tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes, síndrome metabólico, enfermedades cardiacas y presión arterial alta. Además, es una de las primeras causas de infertilidad en mujeres jóvenes pues el óvulo no es liberado con la frecuencia habitual, lo que condiciona la posibilidad de fecundación. El SOP se caracteriza por un círculo vicioso: el exceso de andrógenos (hormona masculina) favorece el aumento de grasa abdominal, ésta a su vez agrava la resistencia a la insulina y el hiperinsulinismo compensatorio, y esto incrementa la secreción ovárica de andrógenos. Por ello las estrategias terapéuticas deben ir dirigidas a reducir la grasa abdominal y el exceso de peso para poder inhibir este círculo, pues no sólo mejorará la posible diabetes y obesidad, sino que también disminuirá el exceso de andrógenos y mejorarán las alteraciones reproductivas.

Tratamiento dietético

La evidencia científica muestra que la modificación del estilo de vida, incluyendo ejercicio físico y dieta, mejora la sintomatología del síndrome del ovario poliquístico. La pérdida de peso en sí, sobre todo en aquellas que padecen sobrepeso u obesidad es la más influyente para mejorar los síntomas, aunque parece que también influye la composición de la dieta:

  • Las dietas de pérdida de peso más ricas en grasas monoinsaturadas obtuvieron mejores resultados en cuanto a la pérdida de peso.
  • Las dietas bajas en carbohidratos (que no es lo mismo que dietas sin carbohidratos) o de bajo índice glucémico conseguían regular el ciclo menstrual, reducir la resistencia a la insulina (hormona que se encarga de regular la cantidad de glucosa de la sangre), fibrinógeno (proteína que participa en la formación de coágulos de sangre en el organismo) y colesterol total.

Por ello, la intervención nutricional en mujeres con síndrome del ovario poliquístico consiste en realizar modificaciones dietéticas encaminadas a reducir el peso y favorecer la sensibilidad a la insulina restringiendo los hidratos de carbono refinados (azúcares simples) y las calorías totales. Las medidas a tomar serán:

Revision ginecologo

  • Controlar el peso mediante la dieta y el ejercicio físico. Adelgazar es necesario y mantener el peso posteriormente, siempre adaptando el plan de manera personalizada.
  • La grasa de la dieta debe ser mayoritariamente monoinsaturada. La encontramos en alimentos como el aceite de oliva, olivas, aguacate o frutos secos. Por lo que se aconseja cocinar y aliñar siempre con aceite de oliva virgen extra.
  • Realizar una dieta de bajo Índice Glucémico: restringir los hidratos de carbono simples, escoger alimentos ricos en fibra y cereales integrales, consumir las frutas con piel siempre que sea posible.
    • Índice glucémico bajo (por debajo de 55) Manzana, naranja, kiwi, pomelo, frutas del bosque, boniatos, guisantes, legumbres, pan de centeno o panes integrales de grano entero y con semillas, granos de cereal enteros (integrales)... 

    • Indíce glucémico medio (entre 55 y 69) Arroz blanco, panes con salvado pero no de grano entero, remolacha, melón, piña, pasas, plátano maduro, pan de pita, pastas no integrales, cuscús, palomitas... 

    • Índice glucémico alto (por encima de 70) Patata, zanahoria, pan blanco, sandía, habas, copos de trigo o trigo hinchado, tortitas de arroz... (nos referimos a trigo y arroz refinado, no integral)

Valorar a nivel médico la necesidad de suplementar en los siguientes casos:

  • Con vitamina D: a mayor grado de obesidad, peores son los niveles de vitamina D, por lo que es bueno valorarlos y suplementar en caso necesario.
  • Con myo-inositol. Es una forma del inositol, un compuesto orgánico de la familia de los polioles presente en todos los tejidos animales formando parte de las membranas. El inositol es considerado un miembro de las vitaminas del grupo B. Entre muchas de sus funciones destaca su participación en la capacidad reproductiva, en el metabolismo de los lípidos y en la circulación sanguínea. Parece que mediante su suplementación se mejoran síntomas como el acné, la calvicie o el hirsutismo.

En la actualidad, se están probando nuevos ensayos para el tratamiento del síndrome del ovario poliquístico, uno de ellos es el ayuno. Aunque todavía hay que seguir investigando, parece ser que realizar ayuno intermitente (ayuno en días alternos o ayuno dos veces por semana) o bien ayuno periódico (realizar ayuno varios días por ejemplo de 12-18 horas) mejoraría la resistencia a la insulina y en consecuencia tendría efectos beneficiosos en la función ovárica y la fertilidad.

Comentarios


También te puede gustar...

Deporte al aire libre
Hacer deporte al aire libre
Mascarillas quirúrgicas y de tela
Turismo sostenible o ecoturismo
Turismo sostenible o ecoturismo