Nivel de glucosa en la menstruación

¿Glucosa y menstruación tienen alguna relación? ¡Pues, sí! El ciclo menstrual de la mujer conlleva una serie de cambios muy sutiles que afectan a todos niveles.

Nivel de glucosa en la menstruacion

A lo largo de las distintas fases del ciclo menstrual varían los niveles hormonales que son responsables de cambios en el estado anímico, la capacidad de concentración, la tensión arterial, la temperatura y hasta los niveles de glucosa.

Qué ocurre con la glucosa a nivel hormonal

Para entender estos cambios hay que entender qué ocurre a nivel hormonal en las distintas fases del ciclo y cómo se regulan los niveles de glucosa en sangre.

A nivel hormonal básicamente el ciclo menstrual se divide en dos mitades: desde la menstruación hasta la ovulación, y desde la ovulación a la siguiente regla. Si los ciclos son regulares cada una de estas dos fases tiene 14 días de duración. Durante la primera fase de ciclo la hormona predominante es el estrógeno, y durante la segunda fase predomina la progesterona.

Por otro lado, tenemos el metabolismo de los hidratos de carbono, que son todos aquellos alimentos (cereales, legumbres, patata, fruta, dulces) que la digestión descompone en pequeñas unidades de glucosa, que es el combustible que usamos para la función de todos los órganos y que podemos almacenar. Después de una comida, en que hemos ingerido una mayor o menor cantidad de hidratos de carbono, los niveles de glucosa irán subiendo en nuestra sangre, ante lo que nuestro páncreas segregará una hormona, la insulina, responsable de que las células del cuerpo absorban la glucosa de la sangre hacia su interior donde quedará almacenada y, por tanto, disminuyan los niveles de glucosa en sangre.

Estrógenos y progesterona

Pues bien, tanto los estrógenos como la progesterona influyen en el metabolismo de la insulina y la glucosa de la siguiente manera:

Los estrógenos hacen que las células sean más sensibles a la insulina, con lo que ante iguales secreción de insulina los niveles de glucosa estarán más bajos: el estrógeno hace que las células estén más rápidas de reflejos ante las órdenes de la insulina, en seguida que la insulina actúa favorecen la entrada de la glucosa en su interior descendiendo sus niveles en sangre.

Por el contrario, la progesterona actúa a la inversa, hace que las células sean más resistentes a la insulina, por lo que a igual secreción de insulina niveles más altos de glucosa: De alguna forma es como si bajo la influencia de la progesterona las células se volvieran una poco “sordas” y no escucharan tan bien el mensaje de la insulina que no es otro que el de hacerles abrir la puerta para dejar entrar a la glucosa. De este modo durante esta fase el proceso de eliminación de la glucosa de la sangre para entrar en las células se dificulta o enlentece.

¡GUÍA GRATUITA!: ¿En qué consiste una revisión ginecológica?

¿Qué es lo que ocurre realmente con nuestro nivel de glucosa?

Todo este laberinto químico es responsable de un síntoma que probablemente muchas mujeres hayan experimentado y al leer esto comprendan el motivo: ¡la especial apetencia de cosas dulces durante los días de la regla tiene una explicación científica! Es la siguiente: hemos dicho que, durante la segunda fase de ciclo, bajo la influencia de la progesterona los niveles de glucosa tienden a estar más altos. Cuando acaba el ciclo y viene la regla los niveles de progesterona que estaban altos en fase premenstrual se normalizan y la glucosa baja, es por ello por lo que sentimos de forma natural la necesidad de comer cosas dulces durante esos días.

A parte de esto en condiciones normales no somos conscientes de esas pequeñas oscilaciones que no tienen ninguna trascendencia, pues nuestro páncreas sano tiene margen y simplemente segrega una pequeña cantidad de más de insulina en la segunda fase del ciclo y compensa la “sordera” momentánea. Pero esto puede llegar a tener su importancia en pacientes diabéticas, que deben administrarse insulina porque su páncreas no trabaja bien. Ellas sí que pueden llegar a tener que incrementar en hasta 15% las dosis de insulina que requieren en la fase premenstrual.

Así que… ¡sí! El ciclo menstrual nos afecta hasta en lo que comemos y en cómo nos sienta lo que comemos.

Estudio de salud y bienestar en la mujer

  

Natalia Garcia

Artículo de Natalia García Montaner

Ginecóloga

Especialista en Ginecología y Obstetricia y Médico colaborador de Advance Medical. 

Más sobre Natalia >

Comentarios


También te puede gustar...

Ecografía vaginal
Ecografía vaginal
El lenguaje de la depresión
El lenguaje de la depresión
Descanso en el entrenamiento
Descanso en el entrenamiento