Cómo tratar los celos entre hermanos

Los celos entre hermanos son una reacción normal ante un cambio en el sistema familiar.

Como tratar los celos entre hermanos

¿Tu hijo se enfada a menudo, le grita al pequeño o llora más que de costumbre?, ¿si le dejas solo aprovecha para pegar a su hermano, pellizcarlo o escupirlo? Los celos entre hermanos y la rivalidad son algo común. Es la forma con la que algunos niños intentan pedir afecto a sus padres. 

  1. ¿Por qué aparecen los celos entre hermanos?
  2. ¿Cuánto duran los celos?
  3. ¿De qué manera expresan los niños los celos?
  4. ¿Qué pasa si los celos desembocan en agresividad?
  5.  Cómo controlar los celos entre hermanos

¿Por qué aparecen los celos entre hermanos?

Durante millones de años, el ser humano ha desarrollado conductas instintivas para mantener y reforzar las relaciones afectivas. Se llaman conductas de apego, y funcionan de manera muy parecida a como funciona el hambre. Cuando necesitamos alimento, sentimos una sensación desagradable que nos impulsa a comer. Sentir el malestar que provocan los celos, nos impulsa a hacer cosas para no perder la relación afectiva, igual que el hambre nos impulsa a comer.

Para que esto suceda, ambas personas deben de estar unidas por una relación de dependencia. Y, en el caso de los niños, todos presentan una dependencia afectiva hacia el adulto que les cuida, generalmente los padres. Al entrar un hermano en la dinámica familiar, el niño percibe que la atención se divide, el tiempo se comparte, y el cariño ya no es exclusivo. Aparecen los celos, y con ellos la sensación de que va a tener que competir con alguien para volver a tener todo lo que antes tenía sin ningún esfuerzo.

¿Qué mascarillas pueden utilizar los niños? ¿a partir de qué años es obligatoria? ¿cuál les protege más? Con la llegada de la vuelta al cole, a todos los padres nos surgen muchas dudas, y más en esta situación, así que en este artículo hablamos de medidas de higiene y seguridad ante la vuelta al cole y más concretamente, del uso de mascarillas infantiles.

Saber más >

Lo que provoca los celos entre hermanos no es la forma en cómo el adulto trata a uno u otro, ya que por lo general los padres acostumbran a tratar a todos los hijos por igual. Los celos entre hermanos surgen de la interpretación que hace el niño de la situación familiar, unido a su miedo de ser desplazado. 

¿Cuánto duran los celos?

Los celos entre hermanos no aparecen antes del primer año y medio de vida (18 meses) ya que, hasta esa edad, el desarrollo cognitivo del niño no le permite ser consciente de su posición afectiva en la propia familia. Habitualmente se prolongan durante toda la primera infancia, hasta alrededor de los siete años, aunque si no se gestionan adecuadamente, pueden llegar a cronificarse deteriorando las relaciones familiares, e incluso dejándose de hablar con el hermano “competidor”.

Los celos, por tanto, en la mayoría de los casos no son permanentes. Irán desapareciendo en cuanto el niño vuelva a sentirse seguro y encuentre su lugar dentro del seno familiar. En el caso de que los episodios se mantengan en el tiempo o que su magnitud sea desproporcionada respecto a lo esperado para su edad y educación recibida (produciéndose un deterioro en las relaciones familiares) es aconsejable la visita a un profesional.

¿De qué manera expresan los niños los celos?

  • Cambio de conducta: se muestran más tercos y desobedientes. Tienen una actitud más desafiante ante los padres, oponiéndose a sus normas. Suelen tener un comportamiento más negativo.
  • Regresión a etapas pasadas: a pesar de haber logrado hitos como el control de esfínteres, dormir sin chupete o ir al colegio sin llorar, pueden mostrar una vuelta atrás en su conducta, volviéndose a hacer pis o caca, retomar el chupete, no querer dormir solos, llorar por ir a la escuela…
  • Cambios de humor injustificados: pueden mostrarse más enfadados que de costumbre o montar un berrinche por algo que no tiene importancia. También se muestran más llorones sin motivo aparente.
  • Actitud infantil: pueden volver a utilizar expresiones más típicas de bebés, utilizar un lenguaje más infantil e incluso realizar conductas más inmaduras como chuparse el dedo.
  • Alteraciones del sueño: si antes dormían solos sin problema, pueden pedir dormir con los padres, incluso se suelen despertar más a menudo y les cuesta mucho irse a la cama.
  • Falta de apetito: puede alterarse su hábito alimenticio. Niños que comían bien se vuelven inapetentes o comienzan a rechazar platos que antes tenían como favoritos. Incluso incitan a que los padres les den la comida.
  • Agresividad: pueden llegar a pelearse con su hermano, morder, pegar o pellizcar hacia el que generan un sentimiento de resentimiento. 

GUÍA GRATUITA: hábitos saludables para los más pequeños. ¡Clic aquí!

¿Qué pasa si los celos desembocan en agresividad?

Cuanto menor es la diferencia de edad, mayores suelen ser los celos entre hermanos. Un niño de tres meses y otro de dos años necesitan las mismas cosas: depender del adulto para comer, ir en brazos, dormir con los padres, etc. Y dentro de seis años seguirán necesitando lo mismo: que jueguen con ellos, que les escuchen, que les ayuden en sus tareas del cole, etc. La competencia es directa y continua. Es en estos casos cuando la conducta celotípica se dirige potencialmente hacia el hermano, y en muchas ocasiones en forma de agresividad. En el mundo infantil, una patada no significa lo mismo que en el mundo adulto. Los niños se pegan como una forma más de comunicación debido a su limitado vocabulario para expresar emociones. Lo esperable sería que, a medida que aumenta su registro para expresar el malestar, disminuya la agresividad. En este sentido, los padres pueden ser facilitadores de la comunicación hablando con ellos y ayudándoles a verbalizar. 

Cómo tratar los celos entre hermanos para prevenirlos

  1. No establezcas comparaciones entre hermanos y evita el trato de preferencia hacia uno.
  2. Alava los aspectos positivos en lugar de recriminar los negativos.
  3. Responde con tranquilidad a los episodios celosos y retira tu atención. Una vez se haya calmado, dale la atención emocional que requiere para fomentar la conducta deseada.
  4. Aumenta el tiempo en actividades y juegos de toda la familia.
  5. Recuérdale las ventajas y privilegios que tiene “ser el mayor” o “ser el pequeño” para que sientan la importancia de su individualidad. Por ejemplo, el hermano mayor puede acostarse más tarde porque es el mayor.
  6. Ayúdale a verbalizar lo que siente para que no tenga que mostrarlo mediante un comportamiento agresivo.
  7. Utiliza una comunicación emocional, a través de gestos y palabras afectuosas que dejen claro que el amor de los padres alcanza para todos.

New call-to-action

Comentarios


También te puede gustar...

Inmunidad celular
Inmunidad celular frente a una reinfección por coronavirus
sintomas menos comunes de la covid-19
Los posibles síntomas menos conocidos de la COVID-19
Pelos enquistados
Por qué se enquistan los pelos