¿Por qué se debe cuidar la presión arterial?

La presión arterial es importante mantenerla controlada. Unos límites anómalos de presión arterial pueden ser síntoma de que la persona tenga alguna enfermedad adicional. Uno de los problemas de salud más importantes en el mundo es el de la hipertensión arterial que se conoce como un incremento en la presión de la sangre en las arterias.

Miniatura

Factor de riesgo de enfermedades

La hipertensión arterial supone un factor de riesgo añadido de la aparición de enfermedades cardiovasculares y renales. Al ser una enfermedad que no presenta síntomas claros, puede complicarse y traducirse en un infarto de miocardio, una hemorragia o una trombosis pulmonar.

La hipertensión arterial es una enfermedad que suele afectar más a hombres que a mujeres, pero los números se igualan cuando éstas llegan a la menopausia. La causa de la hipertensión arterial se desconoce en el 90% de los casos. Es la que conocemos como hipertensión arterial esencial o idiopática. En este caso, el factor hereditario cobra especial importancia. Varios son los factores que pueden afectar a la presión arterial.

Se pueden dividir en factores modificables y no modificables:

  • Factores modificables. Son aquellos en los que la persona puede influir. Se trata de situaciones como el sobrepeso, la obesidad, el tabaquismo, consumir mucha sal durante las comidas, sedentarismo, consumir más de 90 mililitros de bebidas alcohólicas al día y la hipercolesterolemia.
  • Factores no modificables: Tienen que ver con situaciones de la persona. Tiene una mayor incidencia en los adultos varones. En este grupo, se encuentran los antecedentes de enfermedades cardiovasculares.


Hábitos saludables para prevenir hipertensión

La presión arterial elevada supone un riesgo para la salud de la persona que la sufre. Mantener unos valores elevados a lo largo del tiempo puede acarrear problemas médicos severos. Hay que poner los medios para intentar que la presión arterial se mantenga en niveles normales:

  1. Alimentación: Se deben consumir frutas y verduras de forma habitual. Hay que evitar los alimentos que tienen un alto contenido en grasas. Se debe controlar el consumo de sal. Las bebidas alcohólicas deben consumirse de forma moderada si bien se debe tener en cuenta su componente de dependencia.
  2. Tabaco: La nicotina que contienen los cigarrillos incrementa la posibilidad de sufrir dolencias del corazón. Esto hace que suba también la probabilidad de sufrir hipertensión. Por ello, el tabaco debe evitarse.
  3. Ejercicio físico: Practicar deporte ayudará a reducir la presión arterial. El beneficio será mayor en aquellas personas que no estaban acostumbradas a realizar ninguna actividad deportiva. Es fundamental que la práctica deportiva se adapte a cada persona. Correr, caminar y andar en bicicleta son las actividades físicas que más ayudarán a reducir la presión arterial.
  4. Estrés: Las personas con una presión arterial alta debe reducir sus niveles de estrés. Las técnicas de relajación como el yoga o la meditación ayudarán en esta tarea.

Etiquetas: Presión arterial