Niños y perros, una relación para toda la vida

En mucho hogares los Reyes Magos han traído a un nuevo miembro a la familia, una mascota. En la mayoría de los casos esta nueva mascota es un “perrito” al que los más pequeños de la casa deben aprender a convivir con él.

Miniatura

Aunque haya sido un regalo, lo primero que los padres deben hacer entender a los niños es que la mascota no es un juguete y que requiere de unos cuidados y necesidades que serán responsabilidad de todos los miembros de la familia, incluidos ellos.  Esto será el comienzo de la relación entre niños y perros, una relación que se alargará a lo largo de muchos años.

Los padres, como adultos de la unidad familiar, son los encargados de supervisar la relación que se va a crear entre el perro y el niño para evitar posibles conflictos. La palabra adecuada a utilizar en los primeros contactos entre ellos es la de supervisar, mantenernos en un segundo plano manteniendo el control de la situación para que tanto el animal como el pequeño puedan establecer los primeros contactos.

Otra de las premisas que se deben tomar para que no se generen problemas entre el animal y los niños, es la de enseñar a los peques de la casa a comprender el lenguaje de los perros, el significado de sus movimientos y gestos, para anticipar las reacciones del animal. De esta manera los niños sabrán cuando el animal necesita su espacio y no debe ser molestado y cuando nos invita a jugar con él.   

Beneficios de la relación niños y perros

La presencia de un animal en casa es un elemento que va a ayudar en el desarrollo psíquico y emocional de los niños. Además de lo anterior, los beneficios que va a aportar a los pequeños son innumerables, a continuación os presentamos los más importantes.

  • Como hemos mencionado anteriormente, el cuidado de la mascota debe ser cuestión de toda la familia incluido los más pequeños. Echarle de comer, controlar que tenga agua, sacarle a paseo o educarle, harán que los niños tengan uno de sus primeros contactos con la responsabilidad. Los adultos deben dar ejemplo e introducir al niño paulatinamente en las tareas diarias en el cuidado del animal. Una vez que el niño crezca, se le puede ir delegando ciertos cuidados del animal para que sea responsable de ellas.
  • Ejemplo de vida. Los perros son seres vivos que además de dar amor a sus dueños, también pasan por todas las facetas de la vida y son ejemplo directo para que el niño comprenda ciertos aspectos inherentes a la vida como puede ser la enfermedad, la amistad, el dolor, la muerte, el amor… A través de la convivencia con el animal, los adultos pueden ir explicando todo aquello a lo que se va enfrentando el animal y que antes o después sufrirán ellos mismos.
  • Empatizar y amistad. La relación tan estrecha que se crea entre los niños y los perros ayuda a que los más pequeños de la casa aprendan a empatizar con los sentimientos del animal, con lo que les hará más fácil cuando crezcan que empaticen con la realidad de su alrededor. Además de eso, el amor incondicional que ofrecen los perros, creará un vínculo especial entre el niño y el animal, vinculo que con el paso del tiempo enseñará al pequeño el valor de la amistad.
  • Desarrollo social. Al compartir mucho tiempo juntos, los niños desarrollan unas habilidades sociales que más tarde utilizarán para relacionarse con otros niños y personas.

La salud de los niños con perros

Si todo lo anterior no fuese suficiente, existen otra clase de beneficios que afectan directamente a la salud de los más pequeños de la casa:

  • El contacto continuado con animales disminuye el nivel de estrés de los niños con lo que se disminuyen también los episodios de agresividad
  • Mejora la percepción de uno mismo que tiene el niño, aumentando su autoestima y evitando problemas psicológicos.
  • Disminuye el número de afecciones psicosomáticas como pueden ser dolores de cabeza, de estómago, alteraciones del apetito o problemas cutáneos.
  • Acariciarlo regula el ritmo cardiaco y la tensión arterial.
  • Incrementa la actividad física con lo que los niños evitarán los problemas derivados del sedentarismo.

Los beneficios en la salud no solo afectarán a los pequeños de la casa, los adultos también se verán beneficiados ya que según un estudio de la Organización Mundial de la Salud, los dueños de perros tienen un riesgo inferior del 11% de enfermedad cardiovascular y hasta un 33% menor de mortalidad general.

Si después de este artículo tienes ganas de incorporar una mascota a la familia, siempre es aconsejable pedir asesoramiento y ser consciente de las necesidades de cada raza para poder incorporar la que se adecue mejor a nuestro tiempo disponible y características de nuestro hogar. Por supuesto, siempre será mucho mejor la adopción que la compra.

  

Equipo medico DKV

Artículo revisado por Equipo médico DKV

Director médico de e-Salud y Comunicación

Los artículos elaborados por DKV Seguros han sido contrastados y aprobados por profesionales médicos de la compañía. Dr. Ferran L. Tognetta, Director médico de e-Salud y Comunicación, es el encargado de revisar la información médica que se publica en el blog Quiero Cuidarme DKV.

Más sobre Ferran Tognetta >

LinkedinTwitter

Comentarios