Entrenamiento mental contra la desmotivación

¿De dónde sale la fuerza para levantarme un domingo a las 8 para hacer 20 km? ¿Por qué hay momentos en que me resulta difícil o imposible hacerlo?

Miniatura

En el running, muchos corredores experimentan fases de desmotivación, en las que pierden el interés y las ganas de entrenar o competir. Sienten que una sensación de apatía y tristeza les impide continuar en movimiento para intentar mantener o mejorar sus resultados y, de repente, lo que era un hobby se convierte en una obligación, produciendo una bajada en el rendimiento y en muchos casos la inactividad. Será el momento del entrenamiento mental.

  1. Entrenamiento mental ante la desmotivación
  2. Entrenamiento mental ¿por qué lo necesitamos?
  3. ¿Cómo sentiremos que necesitamos un entrenamiento mental?
  4. 8 consejos de entrenamiento mental

Plan de ejercicio gratuito. ¡Clic aquí para descargarlo!

Entrenamiento mental ante la desmotivación

Ante esta etapa de estancamiento, es habitual que los runners pongan en marcha una serie de estrategias relacionadas con el entreno de la capacidad física para conseguir superarlo, pero olvidan que el entrenamiento mental puede llegar a ser determinante para alcanzar el éxito. En el deporte profesional de alto nivel no hay grandes diferencias entre unos deportistas y otros en cuanto a potencial, entrenamiento o habilidad física, sin embargo, lo que marca la diferencia, son los factores psicológicos, y entre ellos, el que más influye en el rendimiento y los resultados, es la motivación.

En el deporte, existen dos tipos de motivación: una externa y otra interna. La primera tiene que ver con el reconocimiento a través del público o del premio (puede ser dinero y fama en el caso de los deportistas profesionales, y aceptación social y reconocimiento en las redes sociales, en el caso del runner amateur). La segunda responde a objetivos, metas, deseo de éxito, en definitiva, al amor y disfrute por el deporte, y únicamente apoyándote en ella, es cómo conseguirás superar los altibajos que acompañan inevitablemente a este deporte.

Entrenamiento mental ¿por qué lo necesitamos?

Necesitamos el entrenamiento mental por varias razones que harán que estemos desmotivados:

  • Miedo:
    • El miedo es una emoción muy limitante que nos paraliza y nos impide avanzar. Si sientes miedo en alguno de los aspectos de tu vida, es posible que la desmotivación aparezca como un mecanismo de defensa que te detiene para mantenerte a salvo.
  • Cambio de necesidades:
    • A lo largo de la vida, nuestras necesidades cambian, pero sin embargo, a veces nos empeñamos en continuar haciendo lo mismo. En este caso, la desmotivación puede aparecer como señal de alarma de que deberías cambiar de rumbo, pues los objetivos que antes te sacaban de la cama para salir a correr, ya no tienen ese poder movilizador.
  • Motivos extrínsecos:
    • Cuando el motivo que guía nuestros pasos lo determina la presión social, la desmotivación no tarda en aparecer, ya que en realidad actuamos movidos por los deseos de los demás, sin tener en cuenta nuestras necesidades e intereses.
  • Ausencia de metas claras:
    • Es necesario saber el motivo por el que te esfuerzas y tener unos objetivos bien definidos. Si no, la desmotivación no tardará en aparecer.
  • Falta de desafíos:
    • Cuando correr deja de representar un reto para convertirse en algo mecánico, fácilmente puede aparecer la desmotivación. Las personas necesitamos poner a prueba nuestras capacidades porque es la única forma de sentir que crecemos.
  • Aburrimiento crónico:
    • El aburrimiento en alguno o varios de los espacios por los que nos movemos en el día a día o el aburrimiento a nivel vital y relacional pueden hacernos sentir sin alicientes y que nada nos motive, incluido el deporte.

¿Cómo sentiremos que necesitaremos entrenamiento mental?

  • Existencia de pensamientos negativos sobre uno mismo y su entorno.
  • Percepción de fracaso.
  • Desesperanza y apatía.
  • Menosprecio de las propias capacidades.
  • Baja tolerancia a la frustración.
  • Irritabilidad y cambios en el estado de ánimo.
  • Cambios en los hábitos de sueño, generalmente con tendencia al insomnio.
  • Pérdida de interés por satisfacer las necesidades básicas, como comer.

Es necesario saber que lo ideal sería implementar estrategias personalizadas a cada deportista porque determinados rasgos de personalidad hacen que unas personas se desmotiven más fácilmente que otras. No obstante, existen algunas recomendaciones que se pueden tener en cuenta para salir de estos periodos de estancamiento.

¡GUÍA GRATUITA!: Seguridad, salud y confort en tu trabajo

8 consejos de entrenamiento mental

El entrenamiento mental nos ayudará a superar la desmotivación. Para ello, podemos seguir estos consejos:

  • Cambia tus rutinas, entrenamientos y prueba cosas nuevas.
    • Si eres de los que suele salir a correr por la mañana, intenta salir por la tarde, si eres un runner urbanita, empieza a correr por caminos, etc.
  • Huye de dicotomías como “todo o nada”.
    • Si no te apetece correr, no dejes de hacer ejercicio y sal a caminar, puede que ésta sea una buena forma de reengancharte al running.
  • Objetivo conseguido, desmotivación asegurada.
    • En lugar de plantearte un objetivo todavía mayor y con la consiguiente demanda de mayor sacrificio, céntrate en un propósito diferente al que acabas de logar. No es necesario que, tras una maratón te inscribas a otra, podrías, por ejemplo, intentar mejorar tu tiempo en una distancia mucho más corta.
  • Primavera, verano, otoño, invierno.
    • No puedes correr igual en todas las estaciones, así que no pierdas el tiempo y baja el ritmo en los meses de frío o incluso practica otro deporte menos intenso.
  • Nunca olvides la lectura.
    • Lee en foros, blogs de internet, libros, revistas especializadas, etc., te dará muchas ideas para mejorar y descubrir nuevas experiencias que te motiven.
  • Con los pies en la tierra.
    • Planifica objetivos realistas, acordes a la situación personal que estás viviendo. Hay momentos en los que la vida “aprieta”: enfermedad de un familiar, sobrecarga de trabajo puntual, fallecimientos, etc., y hay que saber adaptar el entrenamiento a ellos.
  • Deja de pensar en modo binario.
    • Si salgo a correr, soy una persona exitosa y si no he podido salir hoy, soy un auténtico desastre. Recuerda que un hábito es algo continuado, y dado que se prologa en el tiempo, siempre viviremos épocas de mayor y menor intensidad. “Quizás la solución comience por aceptar que siempre vivimos en estas oscilaciones”.
  • Corre sin reloj, no es momento de bajar marcas.
    • Si te sientes desmotivado, lo que necesitas es salir a correr para volver a disfrutar de la actividad sin pensar en el ritmo, los kilómetros, etc. La idea es que, sin parar de correr, le des un descanso a tu cabeza.

  

Mireia Galán

Artículo de Mireia Galán

Psicóloga

Especialista en Psicología Clínica y Psicoterapeuta familiar y de pareja - Psicóloga consultora de Advance Medical

Más sobre Mireia >

Facebook Twitter


El deporte es una de las patas de una vida saludable. Nuestro blog ofrece contenidos relacionados con la actividad deportiva. Los últimos publicados en esta secciónson:

Comentarios