Relaciones de pareja ¿cómo hacer que funcionen?

Para que una relación de pareja resulte viable y satisfactoria es necesario que existan unos determinados componentes.

Miniatura

Las relaciones de pareja están a la orden del día. Buscamos pareja para poder formar una familia y compartir nuestra vida con alguien, pero es necesario cultivar esta relación para que sea duradera.

Ingredientes para que una relación de pareja funcione

  • Partir de una base según la cual ambas personas son autónomas e independientes.
  • Asimismo, ambas escogen libremente (y no por necesidad) establecer su relación.
  • Al mismo tiempo, es fundamental partir de un estado previo de equilibrio y de bienestar personal en ambos miembros para evitar relaciones desajustadas o patológicas.
  • La intimidad, el cariño y la conexión emocional entre los miembros son un aspecto clave.
  • Es imprescindible mantener la lealtad mutua, es decir, posicionar al otro miembro de la pareja por encima de las demás relaciones, como la familia de origen o las amistades.
  • Establecer una buena comunicación según la cual ambos miembros son capaces de expresarse mutuamente sus opiniones, necesidades y sentimientos, y a la vez tienen capacidad de manejar sus conflictos y desacuerdos adecuadamente.
  • El compromiso con la relación o la decisión de mantenerse en la misma en los buenos y los malos momentos son uno de los puntos clave de una relación fructífera y duradera. Asimismo, los proyectos, objetivos y planes de futuro son también elementos que mantienen viva y dan sentido a la relación del presente.
  • Es importante el apoyo mutuo entre los miembros y especialmente en situaciones en las que, por determinadas circunstancias, puede ser más necesario. Para ello, cada miembro de la pareja debe desarrollar su capacidad de empatizar con el otro.
  • La pasión y la sexualidad, entendidas también como deseo de unión con el otro, “la chispa” y la atracción física.
  • El espacio propio y diferenciado de la pareja, con unos límites definidos en relación a las familias de origen, las amistades y otras relaciones será un elemento que favorecerá el fortalecimiento de la relación.
  • Los momentos compartidos, las aficiones y las afinidades comunes.

Cuando alguno o algunos de estos elementos fallan es habitual que uno o ambos miembros sientan insatisfacción y entren en una crisis. Será el momento de revisar los motivos y establecer los cambios y ajustes necesarios para volver a fortalecer la relación.

En ocasiones, si los miembros de la pareja por sí mismos no consiguen encauzar determinadas etapas de crisis, puede ser necesaria una terapia de pareja.


Elena Mató - Especialista en Psicología - Psicóloga consultora de Advance Medical

Etiquetas: Salud emocional