Reducir el consumo de refrescos y alcohol

Algunas claves para no ganar peso en Navidad: consume menos refrescos y alcohol

Miniatura

Siempre que hablamos de engordar y adelgazar nos ponemos a contar calorías y a analizar qué alimentos comemos. Pero con frecuencia nos solemos olvidar de las bebidas. Los refrescos azucarados, junto con el alcohol, suponen una fuente importante de calorías en estas fechas.

En las comidas y cenas navideñas solemos beber más refrescos y alcohol de lo normal, algo que nos predispone a superar nuestras necesidades energétias diarias, pasándonos de calorías. Las calorías también se beben, incluso pueden suponer un 20-30% de una comida navideña, algo a tener en cuenta.

No es cuestión de eliminar este tipo de bebidas de nuestra dieta. Siempre es aconsejable “educar” en su consumo y ser conscientes de no pasarnos. Con un refresco o bebida alcohólica por comida es más que suficiente, aunque también podemos ser flexibles en estas fechas, comprendiendo que los días clave beberemos más.

Por eso tenemos que ser conscientes y, si un día clave bebemos más de lo normal, el siguiente intentemos compensar bebiendo solo agua o zumo natural. En cuestión de dieta todo se debería de mirar a largo plazo, no de un día para otro, por eso lo importante es tomar alcohol como algo “ocasional” en el día a día, aunque en fechas clave podamos aumentar su consumo.