Miedo a envejecer o gerascofobia

Una mañana te levantas, te miras al espejo y… ¡horror, la primera cana!, te cruzas con un adolescente y al dirigirse a ti te llama señor/a, te pones a mirar fotos antiguas y sientes que te cuesta reconocerte en ellas ¿Qué se te pasa por la cabeza? No hay duda, ¡Me hago mayor!

miedo a envejecer

Son precisamente esos momentos cuando puedes empezar a desarrollar una preocupación excesiva por envejecer y que, llevada al límite, puede evolucionar hacia una fobia, la gerascofobia o miedo a envejecer.

¿Qué es la gerascofobia?

Es una fobia que se caracteriza por un temor irracional a envejecer y que produce ansiedad extrema en la persona que la padece cada vez que debe enfrentarse a aspectos que ponen de relieve el paso del tiempo. Las personas con miedo a envejecer se horrorizan con los cambios que sufren debido al paso de los años y sienten temor por un futuro que vaticina negativo.

¿Cuáles son sus síntomas?

  • Obsesión por las operaciones estéticas.
  • Gasto económico excesivo en tratamientos “anti-aging”.
  • Uso de ropa juvenil discordante con la edad.
  • Utilización de cremas bronceadoras, extensiones o prótesis capilares, tintes para el cabello, etc.
  • Ocultación de la propia edad.
  • Síntomas de ansiedad.

New call-to-action

Origen y causas del miedo a envejecer

  • La influencia de los medios y la industria de la cosmética y la estética.
  • Las campañas publicitarias que idealizan la juventud, crean estereotipos positivos que asocian esta etapa de la vida con belleza, actividad y felicidad; y en contraposición, emergen estereotipos negativos hacia la madurez y la vejez, que la relacionan con deterioro físico, enfermedad, soledad y tristeza.
  • Terror a los cambios físicos de la edad.
  • Miedo a no entrar en los cánones de belleza y juventud propuestos por la sociedad de consumo y a ser rechazado por los demás. Las personas con miedo a envejecer no dan valor a aspectos identitarios que no sean físicos.
  • No haber cumplido las propias expectativas vitales.
  • Una de las cosas que provoca más temor a los afectados de gerascofobia es que hayan pasado los mejores años de su vida sin haber cumplido sus sueños.
  • Personalidad narcisista.
  • La exaltación o sobrevaloración que hacen de sus cualidades, incluidas las físicas, las personas narcisistas, entorpecen la aceptación de la pérdida de juventud.
  • Miedo a la enfermedad y la muerte.
  • Las limitaciones propias de la edad pueden causarnos malestar, pero no son enfermedades en sí mismas. Tener que caminar lento, utilizar audífono o gafas, no significa estar enfermo ni estar en el camino de la muerte.

Consejos para aceptar el paso del tiempo

Entrena a tu cerebro para que busque una alternativa a los pensamientos negativos.

Pensamiento negativo: “De mayor caminaré más lento/a”. Contraargumento: “Tendré más tiempo para andar despacio y disfrutar del paseo”. Haciendo este ejercicio conseguiremos que los contraargumentos se automaticen y aparezcan siempre acompañando al pensamiento negativo.

No olvides que el cambio es gradual. El cambio que sufrimos, tanto física como psicológicamente, no tiene lugar de forma brusca, sino que maduramos progresivamente casi sin darnos cuenta, como el que pasa de curso sin notar el aumento de nivel.

Celébralo como se merece. Uno de los momentos vitales en los que el ser humano tiende a sentirse más mayor es en el cambio de década, lo que se conoce como la crisis de los 30, 40, 50…, pero no tenemos que pensar en lo que dejamos atrás, sino en lo que está por venir y celebrarlo.

Fluye acorde a la vida. El ciclo vital se compone de cuatro etapas: infancia, juventud, adultez y vejez, y todos pasamos necesariamente por todas ellas. Todas son distintas, pero ninguna es mejor que otra, cada cual tiene sus aspectos positivos y negativos.

Vive el presente. Pensar en el futuro constantemente nos hace vivir en él, generando en nosotros expectativas hacia lo que va a ocurrir y ansiedad de cara a controlarlo. De modo que, siguiendo la técnica psicológica del mindfulness, presta atención al momento presente sin juzgarlo y sin pensar excesivamente en el futuro.

  

Mireia Galán

Artículo de Mireia Galán

Psicóloga

Especialista en Psicología Clínica y Psicoterapeuta familiar y de pareja - Psicóloga consultora de Advance Medical

Más sobre Mireia >

Facebook Twitter

Comentarios