La importancia de jugar con los niños

Juega con tus hijos y no olvides que sus gustos irán cambiando a medida que vayan creciendo. El truco es adaptarse para seguir disfrutando juntos, en familia.

Miniatura

Las últimas tendencias en relación a jugar con niños se centran en el tiempo que los padres pasan con ellos tanto en la calidad como en la cantidad. También resaltan la bondad o maldad de la tecnología ejemplificada en tablets, móviles o videojuegos sobre todo para evitar el acoso virtual. La verdad es que lo que realmente importa es que los padres jueguen con sus hijos. No importa a lo que jueguen.

  1. Beneficios del juego para los niños
  2. Razones para jugar con los niños
  3. ¿Cómo jugar con niños?
  4. #juegaconellos

Beneficios del juego para los niños

Los niños pequeños reciben toda la atención de los padres. Primero son unos bebés adorables. Luego comienzan a gatear. En tercer lugar, comienzan a dar sus primeros pasos. Jugar con niños comienza por canciones, cuentos, ayudarles a subirse a un tobogán o columpio en un parque o hacer castillos de arena en la playa con ellos. El fútbol es otra de las opciones de jugar con niños.

Los niños necesitan a los padres. Con el paso de los años, puede parecer que no es así. Nada más lejos de la realidad. Jugar con niños es la mejor estrategia para fortalecer esa unión entre padres e hijos. Se tendrán que modificar los juegos porque habrán cambiado las necesidades y los gustos del niño, pero jugar con niños es fundamental para su desarrollo y fortalecer el vínculo entre padres e hijos.

Razones para jugar con los niños

Jugar con niños tiene beneficios tanto para los padres como para los hijos. El aprendizaje durante el juego con niños es mutuo. Los padres aprenden más cosas sobre sus hijos mientras que estos aprenden los valores que se generan durante el juego como compartir. Además, los más pequeños ganarán en tolerancia, imaginación y felicidad. Inma Martín, pedagoga y miembro del Observatorio de Juego infantil de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), reconoce que bastan entre 10 y 15 minutos de juego con niños para que los más pequeños comiencen a lograr todos sus beneficios.

La comprensión y la comunicación son dos de los beneficios que tiene el juego con niños y que potenciarán el aprendizaje. Por ello, los padres no deben pensar que jugar es una pérdida de tiempo para los niños.

El juego con niños potenciará las relaciones interfamiliares y la autoestima del niño. La autoconfianza del hijo aumenta si sus padres juegan con él. Además, jugar con niños favorece las habilidades sociales y emocionales. La familia supone el primer contacto del niño con el mundo exterior. También es en la familia en la que el niño se forma una primera imagen de sí mismo.

Jugar con niños ayudará a nuestros hijos a controlar sus emociones. Influir en los otros y reconocer las señales afectivas y las emociones ajenas son dos aspectos que aprenderán durante el juego en familia.

El juego ayudará a los niños a tener un mayor éxito escolar. Jugar con niños hará que nuestros hijos tengan una mayor creatividad e imaginación. Además, el aumento de la creatividad hará que sean más tolerantes y menos agresivos.

El niño estará más atento en otras facetas de su vida si los padres juegan con él. Aumentará su capacidad de concentración gracias a la necesidad de estar atentos mientras sus padres juegan con ellos. Jugar con niños también ayudará a eliminar los sentimientos negativos de los más pequeños. Por último, jugar con niños aumentará la felicidad de los más pequeños.

¿Cómo jugar con niños?

Muchos padres quieren jugar con niños, pero se sienten inseguros a la hora de hacerlo. Es por eso que deben seguir estas ideas básicas:

  • Sentirse participantes: Muchos padres al jugar con niños se sienten como meros espectadores. En ese momento, no podrán entender el juego.
  • Ponerse a su altura: Jugar con niños implica tener que entenderlos desde su misma posición. Se traduce en acciones como tener que tirarse al suelo o meternos en el papel del personaje de Caperucita Roja.
  • Respetar su tiempo de juego con nosotros: Jugar con niños debe tener un hueco fijo en el horario de cualquier padre. Durante ese rato, los padres deben centrarse en el juego sin preocupaciones ni prisas.
  • Ayudarles a ejercer su libertad y creatividad: Jugar con niños no implica querer controlar el juego. Los hijos deben ser los coordinadores del juego. Esto ayudará a que desarrollen su creatividad y propongan asombrosas historias.
  • Entrar en su mundo: Al jugar con niños, los padres deben intentar comprender la lógica infantil. El adulto debe amoldarse a la realidad del juego.
  • Diferenciar entre papá y mamá: Jugar con niños no será lo mismo si quien juega es el padre o la madre.

#Juegaconellos

La importancia de jugar con niños está fuera de toda duda. También es cierto que muchos padres no juegan con sus hijos. Por ello, Famosa, la empresa fabricante de muñecos, ha creado la campaña #Juegaconellos para concienciar sobre la importancia de que los padres jueguen con sus hijos.

La psicóloga Alicia Banderas advierte que “llegará un momento en el que sean ellos los que no quieran jugar con nosotros”. Por eso, desde la campaña #Juegaconellos han creado un decálogo para jugar con niños:

  1. El juego te da la oportunidad de mostrar a tus hijos tu “yo” más amable.
  2. Fomenta el desarrollo de la creatividad.
  3. Jugar juntos permite educar en valores a tus hijos de manera sencilla y en armonía.
  4. Jugar es una maravillosa manera de conocer a tus hijos.
  5. El juego te une a tus hijos y mejora la comunicación.
  6. ¡Adiós a la sobre-estimulación!
  7. Enseña a tus hijos a centrarse en el “aquí y ahora”
  8. Protege su inocencia sin “quemar etapas”.
  9. Elige un buen juguete
  10. Juega juntos en Navidad.

Todo ello para lograr que jugar con los hijos no se convierta en una excepción. Porque jugar con niños tiene beneficios para todos.