Radicchio, una verdura muy digestiva

El radicchio o achicoria roja es una verdura muy apreciada sobre todo en el norte de Italia. Pertenece a la familia de las compuestas, la misma a la que pertenece la endivia. Se trata de un cogollo compacto formado por capas de hojas de textura crujiente y de color morado con una veta central de color blanco. Resulta muy atractiva a la vista y aporta sabores fuertes y un toque amargo a las recetas de las que forma parte como ingrediente.

Miniatura

¿Cuáles son las propiedades nutricionales del radicchio?

El radicchio o achicoria roja es una verdura muy atractiva a la vista y muy saludable

El radicchio se puede considerar una verdura con efecto digestivo, debido a su contenido en determinadas sustancias, como la intibina, un compuesto que le otorga el sabor amargo y que tiene particularidad de estimular la secreción de bilis, favoreciendo la actividad digestiva. Además, el radicchio contiene otros elementos interesantes para la salud, como son los compuestos flavonoides que, por su acción antioxidante, tienen un efecto protector celular y preventivo frente a ciertas enfermedades degenerativas.

Al igual que la mayoría de verduras, el radicchio presenta un elevado contenido en agua y poco aporte calórico. En cambio, es buena fuente de fibra, por lo que resulta perfecta para incluirla en dietas de control de peso. Su fibra contiene abundante inulina, componente al que se le atribuye efecto prebiótico, pues favorece el buen estado de la flora intestinal y ayuda a prevenir el estreñimiento.

Entre su contenido mineral, destaca por su contenido en fósforo, calcio, potasio y algo de magnesio. Los dos primeros son básicos en la estructura de los huesos y en numerosos procesos metabólicos. El potasio, entre otras muchas funciones, participa en el equilibrio de los líquidos corporales dentro y fuera de las células. Y el magnesio interviene en la transmisión del impulso nervioso y en la relajación muscular y participa en la síntesis de proteínas.

En cuestión de vitaminas, la achicoria roja contiene provitamina A, vitamina K, vitaminas B1, B2 y, en menor cantidad, vitamina C y ácido fólico. La provitamina A tienes acción antioxidante y además se convierte en vitamina A en nuestro organismo conforme éste lo necesita. Esta vitamina está  relacionada con procesos inmunológicos y de formación o mantenimiento de estructuras tisulares (piel, mucosas, cabello).

¿Cómo se puede consumir?

Puedes consumir radicchio con arroces, pastas, legumbres, carnes o pescados

Esta verdura se suele comer cruda, y proporciona una nota de color y sabor intenso a las ensaladas frescas, haciendo que resulten más atractivas. Además, es la mejor forma de aprovechar sus componentes nutritivos. De hecho, la encontramos con frecuencia como uno de los ingredientes principales en las bolsas ya preparadas de mezclum de hojas de ensalada. Aunque el radicchio también se presta a muchas otras posibilidades culinarias, pudiéndose consumir asado, salteado con otras verduras, cocido, o frito. Con él se pueden elaborar platos sabrosos con pasta, arroz y legumbres, carnes o pescados. Como tiene un sabor ligeramente amargo, combina bien con verduras de cierto sabor dulce, como la zanahoria, la remolacha o la calabaza.

La receta: Pasta con radicchio

Ingredientes para 4 personas:

  • 400 g de pasta (en crudo)
  • 500 g de radicchio (achicoria roja)
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • 2 hojas de laurel
  • 20 aceitunas negras sin hueso
  • 6 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
  • Queso parmesano rallado (opcional)
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración:

Hervir la pasta en abundante agua con sal, escurrir cuando esté al dente, y reservarla. Primero preparar las verduras: lavar y cortar a tiras las hojas de radicchio; pelar la zanahoria y la cebolla y cortar a tiras y a cuadritos respectivamente.

Después, calentar el aceite de oliva en una sartén y sofreír la cebolla. Una vez quede la cebolla medio transparente, añadir la zanahoria y el radicchio y las hojas de laurel; dejar cocinar con la sartén tapada e ir removiendo. Según nos apetezca, se puede dejar la verdura más o menos tiempo. Se recomienda que quede un poco crujiente.

Unos minutos antes de apagar el fuego, añadir las aceitunas negras previamente cortadas; y sazonar con sal y pimienta. Agregar  la pasta a la sartén con las verduras y saltear todo junto. Pasados unos minutos, ya está listo para servir. Como toque final, ya se puede añadir el queso parmesano rallado.


 Isabel López – Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos – Diplomada en Nutrición Humana y Dietética – Nutricionista consultora de Advance Medical