Infección por Helicobacter pylori: síntomas, diagnóstico y tratamiento

Descubre los síntomas que describen la aparición de la infección por Helicobacter Pylori. Te enseñamos cómo se trata la enfermedad.

Miniatura

El Helicobacter pylori es una bacteria que habita de forma habitual en el aparato digestivo. En concreto, se localiza en el estómago y se calcula que afecta a alrededor del 50% de la población mundial. La importancia de esta bacteria radica en que desempeña un papel fundamental en el desarrollo de diversas enfermedades digestivas como la gastritis crónica, la úlcera péptica y el cáncer gástrico.

  1. Síntomas
  2. Diagnóstico
  3. Tratamiento

Su descubrimiento y su relación como cofactor en el desarrollo de estas enfermedades ha supuesto una auténtica revolución médica ya que su tratamiento permite la cicatrización y curación de las úlceras pépticas, así como evitar el desarrollo de las otras enfermedades relacionadas como el colesterol alto.

Síntomas de la infección por helicobacter pylori

El hecho de ser portador de Helicobacter pylori no quiere decir que se vaya a padecer alguna enfermedad digestiva. La infección por Helicobacter pylori, al contrario que la infección por molusco contagioso, es una enfermedad que no presenta síntomas en la mayoría de los casos.

En otros casos, el paciente refiere síntomas digestivos como dolor a la altura del estómago, quemazón o ardor, digestiones lentas y pesadas, sensación de hinchazón, saciedad después de ingerir una pequeña cantidad de alimento, náuseas o vómitos.

Diagnóstico de la infección por Helicobacter pylori

La detección de esta bacteria se hace de forma habitual en paciente con síntomas digestivos, especialmente relacionados con la digestión (ardor, dispepsia, acidez…). Dado que existen muchos portadores asintomáticos, no se puede realizar a toda la población.

La infección por esta bacteria se puede diagnosticar mediante métodos denominados directos o indirectos.

  • Los métodos directos consisten en la identificación directa del microorganismo mediante el estudio de una muestra que se obtiene por biopsia de la pared gástrica. Por tanto, se requiere realizar una endoscopia previa. Generalmente se reserva a pacientes con alta sospecha de úlcera gástrica, en los cuales, es necesario un diagnóstico de confirmación y una biopsia.
  • Los métodos indirectos consisten en determinar la presencia de la bacteria a partir de ciertas características de la misma. Estos métodos son no invasivos, causan menos molestias al paciente y se utilizan de forma rutinaria.
  • Test rápido de ureasa: Es sencillo y rápido. Detecta un cambio de color provocado por la actividad ureasa del Helicobacter pylori.
  • Pruebas del aliento con urea marcada: detecta en el aire espirado la actividad ureasa del Helicobacter pylori.

Tratamiento de la infección por helicobacter pylori

El tratamiento de la infección por Helicobacter pylori una vez diagnosticado es relativamente sencillo. Se basa en una combinación de 3 antibióticos junto con un fármaco inhibidor de la secreción gástrica (inhibidor de la bomba de protones) que se deben tomar durante 14 días. Con esta pauta, se calcula que se puede eliminar hasta en un 90% de pacientes.

La confirmación del éxito del tratamiento se realiza mediante una nueva prueba del aliento. En caso de fracaso del primer tratamiento, existen otras combinaciones de antibióticos que permiten su erradicación.

Dra. Eva Ormaechea – Especialista en Medicina Intensiva – Médico consultor de Advance Medical

Comentarios