¿Caminas descalzo por casa? ¿O te pones zapatillas? Se podría afirmar que con el paso del tiempo se ha perdido el hábito de caminar descalzo en nuestros hogares debido, entre otros motivos, a que el calzado nos protege del impacto con el suelo, de dañarnos la piel, de la suciedad, del frío, etc. Pero... ¿es bueno para nuestra salud podológica?

Ventajas de caminar descalzo por casa

A continuación, exponemos varias de las ventajas de ir descalzo en las diferentes etapas de nuestra vida:

Estimular los músculos del pie

Caminar descalzos en casa es recomendable ya que evitamos la presión que suele provocar el calzado y la humedad que se genera en el pie. Este hábito permitirá estimular y trabajar aquellos músculos que se encuentran anulados o atrofiados ante el uso continuado del calzado.

Deporte

Equipo médico DKV

Miniatura

¿Qué ventajas puede tener realizarte un estudio genético para conocer el detalle de tu salud? ¡Te lo contamos!
Leer más

Liberar el estrés

En el pie existen muchas terminaciones nerviosas y es muy recomendable que nuestra planta tenga contacto directo con el suelo para liberar el estrés, fortaleciendo el sistema nervioso. La planta del pie no debe estar aislada continuamente por una suela de zapato, ya que lo ideal sería tener esa conexión diaria planta del pie – tierra. No obstante, si no tenemos esa posibilidad está bien que lo hagamos en casa.

Desarrollo cognitivo de los bebés

Si hablamos de los más pequeños, caminar descalzo en los primeros meses de vida es muy importante para el desarrollo cognitivo de los niños. A través de los pies captan la información del mundo exterior. Por ello, es aconsejable dejarlos andar descalzos por diferentes superficies y no cubrirles el pie durante todo el día.

Eliminar la tensión muscular de los pies de las personas mayores

Para las personas mayores, caminar descalzos también es beneficioso ya que se puede reducir o eliminar la tensión de los músculos del pie generada tras pasar horas sentados.

Mejorar la circulación sanguínea

Ir descalzo mejora la circulación sanguínea al estar los músculos en contacto con diferentes superficies como césped, tierra, etc. Si sufres de mala circulación no te pierdas nuestro artículo "Mala circulación en pies y piernas. Causas y recomendaciones."

¿Descalzarnos al llegar a casa?

Como curiosidad, cabe comentar que dejar el calzado en la puerta de casa es una costumbre muy saludable, salvo en casos excepcionales. Si aún no sois de los que os quitáis el calzado de la calle al llegar a casa os invitamos a hacerlo por la salud y la higiene de las personas y del hogar.

En 2012, un equipo de psicólogos de la universidad de Kansas, capitaneado por el profesor Gillath, realizaron un estudio en el que afirman que el zapato podría ser una radiografía de la personalidad de cada uno. Existe evidencia empírica de que los zapatos son una gran fuente de información para saber cómo es una persona ya que, gracias a ellos, se puede estimar la edad, el sexo, el nivel de ingresos y hasta el nivel de ansiedad de la persona.

Sin embargo, lo que no sabíamos hasta hace varios años es que los zapatos transportan mucho más que esa información. Un estudio que realizó el profesor de microbiología Gerba en la Universidad de Arizona mostró que, tras dos semanas de utilizar un calzado por la calle, se pueden encontrar más de 420.000 BACTERIAS EN LA SUELA. Los científicos, después de analizar los zapatos, estudiaron también la tasa de transferencia de esas bacterias que se produce cuando pisamos el suelo de casa. Los resultados revelaron que se depositan entre el 90% y el 99%. Por ello, la probabilidad de que nos infectemos es baja, pero si en casa viven niños pequeños las probabilidades aumentan para ellos.

¡Guía gratuita! Consejos para planificar tu semana con entrenamientos diarios

Evita andar descalzo en espacios públicos

Caminar descalzo en nuestra casa o en algunas superficies como puede ser la arena de la playa o el césped es positivo para nuestra salud podológica. Sin embargo, hay que tener en cuenta que hay que proteger nuestros pies en espacios públicos, sobre todo, en instalaciones deportivas como gimnasios, vestuarios o piscinas. En sitios como estos se recomienda utilizar chanchas para evitar el contagio de hongos, papilomas o cualquier infección que se contrae con el simple contacto.

La importancia de la hidratación

Caminar descalzo tiene muchos beneficios pero también se debe prestar atención a otros aspectos para evitar posibles problemas. Dos de ellos son la higiene y la hidratación. Al caminar sin zapatos, estamos en contacto directo con el suelo y, por ende, con suciedad y gérmenes. Por ello, es muy importante seguir una rutina de limpieza diaria. Destacar que será esencial una buena hidratación ya que cabe la posibilidad de que se resequen y deshidraten. Para ello, recomendamos el uso de cremas podológicas específicas. En este enlace, puedes encontrar un artículo sobre pies secos, la importancia de hidratarlos y varios consejos para hacerlo.

¿Por que debemos cuidar nuestros pies?

La salud de los pies es más importante de lo que creemos y muchas veces no lo tenemos en cuenta como deberíamos

Cuidar de nuestros pies es algo que no tenemos metido en nuestra rutina, no le damos la importancia suficiente y esto puede desencadenar en otras patologías en otras partes del cuerpo como las piernas, espalda o cadera. Es por eso que debemos tratar a tiempo las molestias que tengamos, una mala pisada, etc.

Sea como sea, acudir a un podólogo aunque sea a modo de revisión es aconsejable para tener la mejor salud en los pies, y más si practicas algún tipo de ejercicio. ¿Por qué? Porque a la hora de entrenar se genera una sobrecarga en los pies que puede provocar lesiones, y por eso hay que visitar a profesionales de forma rutinaria.

Muchas de las patologías provocadas por una mala salud podológica se deben a una mala pisada no detectada a tiempo o por no habernos dado cuenta en su momento de que algo no estaba bien: una mala postura, estar demasiado tiempo de pie, utilizar tacones, hacer ejercicio en malas condiciones…

Ante este tipo de problemas, aparte de acudir al podólogo, podemos utilizar plantillas personalizadas que mejorarán nuestra pisada y nos ayudarán a mejorar la postura.

A modo general, algunos consejos que podemos seguir para favorecer nuestra salud podológica son:

  • Revisar nuestros pies a diario para comprobar si están correctamente, es decir, si tienen alguna ampolla, alguna inflamación, si nos duele al pisar o al hacer fuerza…
  • Lávalos con atención y sécalos bien para evitar la aparición de hongos y otros problemas causados por una mala higiene. También es importante hidratarlos después del lavado.
  • Utiliza los zapatos adecuados para cada momento, no hagas ejercicio con zapatos que no sean los adecuados y cuidado con llevar tacones durante mucho tiempo.
  • Protégelos del frío y del calor con calzado que no apriete y con calcetines de buena calidad para que transpiren bien.

Si sigues estos consejos y además le sumas las visitas al podólogo de forma rutinaria y como prevención, lograrás una buena salud de los pies y evitarás futuras lesiones y otros problemas patológicos.

Además, en el DKV Club Salud y Bienestar colaboramos con Podoactiva para ofreceros descuentos en servicios como el estudio biomecánico de la pisada, ¡conoce tus pies y evita lesiones!