¿Qué es el baby led weaning (BLW)?

Deja que tu bebé coja solo los alimentos que quiere comer. La técnica del baby led weaning tiene muchas ventajas para él. Descúbrelas.

Miniatura

El baby led weaning es aquella alimentación complementaria alternativa a la alimentación complementaria tradicional (a base de triturados) en la que el lactante se lleva a la boca trozos de alimentos manipulándolos con sus manitas, sin ayuda del adulto.

  1. Requisitos del Baby Led Weaning
  2. Baby Led weaning y atragantamiento
  3. Tamaño y forma de cocinar los alimentos
  4. Alimentos a evitar

Requisitos del Baby led weaning

No todos los bebés pueden comer a través de esta técnica. Se deben cumplir una serie de requisitos:

  • El bebé debe tener al menos seis meses, y debe ser capaz de aguantarse sentado solo.
  • No debe presentar ningún tipo de trastorno neuromuscular, retraso en el desarrollo, lesiones cerebrales, u otras condiciones médicas que afecten a la coordinación neuromuscular involucradas en el proceso de tragar.
  • La alimentación del bebé debe ser a demanda. En función de sus señales innatas de hambre y saciedad, el bebé decide cuánto comer y que alimentos elegir entre aquellos que le estamos ofreciendo, y al ritmo que decide el bebé.

Baby led weaning y atragantamiento

El atragantamiento se puede dar durante el BLW si el bebé no sigue unas determinadas pautas de seguridad:

  • El bebé debe estar sentado. No puede estar reclinado, tumbado etc., debido al peligro que comporta.
  • Evitar distracciones, como la televisión, dispositivos electrónicos, hacerle carantoñas, cantarle… ya que si el niño esta distraído hay más riesgo de atragantamiento.
  • Un adulto siempre debe estar presente mientras está comiendo, de manera que nunca debemos dejar al niño solo.

Tamaño y forma de cocinar los alimentos

En lo que se refiere a los trozos, lo ideal es ofrecer al bebé un tamaño similar al dedo de un adulto, suficientemente largo como para que el bebé lo pueda coger y que la comida sobresalga de su mano. Se aconseja cocinar los alimentos suficientemente como para que el bebé sea capaz de aplastarlo con la lengua contra el paladar.

Los primeros estudios europeos muestran un beneficio mayor aplicando el baby led weaning que la alimentación complementaria tradicional. Los bebés aceptan más variedad de alimento, ya que desde el principio se les acostumbra a probar más alimentos distintos y por separado, presentan menos sobrepeso en el futuro, ya que el adulto no interfiere en la regulación de ingesta (hambre/saciedad), sino que es el propio niño quien come lo que necesita. El bebé se familiariza así con el sabor real de los alimentos, ya que se consumen por separado uno a uno, lo que produce un mayor estimulo de los sentidos al explorar las texturas con sus manos, su boca, los olores, los sabores, los colores…

Alimentos a evitar

El baby led weaning es una técnica de alimentación que pretende que el niño aprenda a comer de forma autónoma. Para evitar percances de salud, se deben evitar algunos alimentos:

  • Frutos secos enteros, semillas grandes como las de calabaza o mayores. Sí pueden darse triturados en forma de humus, tahini, harina de almendras…
  • Caramelos y golosinas. Además de por cuestiones nutricionales, debido a su forma, textura y tamaño, son fáciles de tragar sin masticar pudiendo provocar atragantamiento.
  • Alimentos pequeños de forma esférica o redonda como garbanzos, cerezas, frutos del bosque, aceitunas, tomates cherry, uvas, guisantes. Deben ofrecerse cortados y sin hueso, o bien triturados formando parte de otros platos.
  • Salchichas o perritos calientes. Debido a su forma cilíndrica y tamaño similar a las vías respiratorias del niño, es un alimento que puede bloquear fácilmente las vías aerodigestivas.
  • Alimentos de consistencia dura como manzana, zanahoria, piña o palomitas de maíz. Pueden ofrecerse ralladas o asadas.
  • Mantequilla de cacahuete o cremas similares debido a su consistencia pegajosa, ya que pueden quedar pegadas a las vías respiratorias, pudiendo formar un tapón difícil de extraer. Ocurre lo mismo con chicles o nubes de azúcar.
  • Gelatinas, por el alto riesgo de aspiración.
  • Alimentos con rebozados duros.
  • Fruta deshidratada: uvas pasas, orejones… ya que mantienen su tamaño, forma y dureza.
  • Biscotes, crackers duros o palitos de pan tostado (picos), porque no se disuelven fácilmente y pueden romperse en trozos duros en la boca.

Mónica Carreira – Diplomada en Nutrición Humana y Dietética – Máster en Nutrición pediátrica – Nutricionista consultora de Advance Medical

Etiquetas: Alimentación