Dos litros de agua al día

Es aconsejable beber entre 1 y 2 vasos de agua en las comidas ya que nos facilita la digestión, diluye los nutrientes de los alimentos en el estómago y nos limpia las papilas gustativas para que disfrutemos y apreciemos el sabor de los alimentos.

Miniatura

¿Qué nos aporta beber dos litros de agua al día?

Beber la cantidad suficiente de agua cada día (2 litros diarios) nos asegura:

  • Un correcto funcionamiento de los riñones en los procesos de eliminación de residuos.
  • Una hidratación adecuada del cerebro, lo que favorece el pensamiento y la capacidad de concentración.
  • Una mayor fluidez de la sangre, lo que facilita el transporte de oxígeno y nutrientes a los distintos órganos del cuerpo.
  • Una piel más joven, bien hidratada y con más elasticidad.
  • Unas articulaciones y ligamentos bien lubricados, que reducen el riesgo de lesiones.
  • Una temperatura corporal adecuada en cada situación, sobre todo durante el ejercicio, cuando se empieza a sudar para enfriar el cuerpo.
  • Una adecuada digestión, lo que favorece el movimiento intestinal e hidrata correctamente el colon, que previene el estreñimiento.
  • Una correcta hidratación de todo el organismo. Por tanto, previene la deshidratación y consecuentemente la fatiga. Evitamos, por tanto, sentirnos cansados, con dolor de cabeza y que concentrados.
  • Es la mejor forma de hidratarse cuando hacemos ejercicio, mucho mejor que optar por las bebidas isotónicas, el agua es la forma más completa de hidratarnos después de hacer deporte.

Es recomendable beber entre 1 y 2 vasos de agua en cada comida para facilitar la digestión.

Sin embargo, aún existen creencias populares de que el agua engorda si se toma durante las comidas, pues bien, el agua no engorda ni antes, ni durante ni después de las comidas. El agua no contiene calorías, es acalórica, con lo cual, no engorda.

Lo cierto es que si se bebe mucha agua en la comida, se diluyen demasiado los jugos gástricos y la digestión se hace más lenta, lo que puede resultar en una digestión más difícil y pesada, sobre todo para quienes padecen malas digestiones a menudo. Por ello, es recomendable beber entre 1 y 2 vasos de agua en cada comida. Nos facilita la digestión ya que diluye los nutrientes en nuestro estómago, y además nos limpia las papilas gustativas.

Además, si quieres perder peso o simplemente llevar una dieta sana y equilibrada, opta por beber agua en las comidas, uno de esos hábitos que podemos cambiar para equilibrar la dieta. Evitaremos el exceso de bebidas azucaradas y mejoraremos la hidratación.