Terapias alternativas, una opción a tener en cuenta

Sin dejar de lado la medicina convencional, y siempre de forma diagnosticada, las terapias alternativas te ayudarán a sentirte bien y mejorar tu estado de salud.

Terapias alternativas

Las terapias alternativas son una buena opción para tratar determinadas enfermedades o problemas de salud de manera natural y sin efectos secundarios.

Existen diferentes tipos de terapias alternativas, como la acupuntura, la osteopatía, la homeopatía, las flores de Bach, entre muchas otras. Es importante tener en cuenta que este tipo de terapias no sustituyen de ninguna manera a los tratamientos médicos, pero sí pueden complementarlos y ayudar a potenciar los efectos de los fármacos. Además, es cierto que este tipo de terapias contribuyen al bienestar emocional de las personas, lo que puede ayudar también a acelerar el proceso de cura.

De todas estas terapias alternativas de mayor éxito es la acupuntura. Esta técnica milenaria que proviene de Oriente, tiene sus orígenes hace más de 6.000 años, se han encontrado utensilios que sugieren esta práctica en ese período en un yacimiento en Mongolia. Es difícil pensar que en aquellas época pudiese utilizarse agujas de la finura que la acupuntura utiliza por lo que la primera referencia escrita de esta práctica se sitúa en el siglo II antes de cristo. En cuanto a la aparición de la acupuntura en Europa, se tiene constancia de su uso por un médico holandés, Willen Ten Rhijne, en 1682 pero la primera publicación en una revista médica no llegaría hasta 1836 en The Lancet. Como curiosidad, bien entrado el siglo XX, en 1934 el cónsul francés en China intento introducir esta técnica en Francia sin éxito, quedando relegada la entrada de la acupuntura en Occidente hasta los años setenta en los que Richard Nixon, por aquel entonces presidente de los Estados Unidos viajó a la China de Mao donde presenció una demostración que tuvo una gran cobertura mediática por parte de los medios americanos.

Un consejo adicional es que se le consulte al profesional médico sobre la conveniencia de un tratamiento alternativo en cada caso. Si existe una buena comunicación con tu médico, el puede ser la persona más adecuada en asesorarte sobre una determinada terapia alternativa que complemente y no interfiera en el tratamiento médico pautado.

Incluso en determinados casos, donde la afección es leve, se pueden utilizar estos tratamientos alternativos como la principal solución, eso si, siempre tras la consulta con el profesional médico y siempre en problemas sanitarios leves y en los que no sea necesario obligatoriamente un tratamiento farmacológico para evitar posibles complicaciones futuras.

Algunos de los beneficios de las terapias alternativas son:

  • Son menos agresivas para el cuerpo, ya que tienen efectos secundarios menores y que desaparecen con más rapidez.
  • Ayudan al bienestar emocional.
  • No son agresivos con el cuerpo, ya que son fáciles de asimilar por el mismo.
  • Ayudan a complementar otros tratamientos, siempre con la supervisión del profesional de la medicina convencional.
  • Ayuda a aliviar los problemas que traen las enfermedades crónicas.
  • Alivian los estados de tensión como la ansiedad y el estrés causados por la misma enfermedad y sus efectos.

Así pues, desde el DKV Club Salud y Bienestar te recomendamos, siempre con la supervisión del profesional que te esté tratando, acudir a las terapias alternativas, ya que puede ser una buena opción para complementar un tratamiento y sentir un bienestar emocional durante el proceso.