La obesidad infantil es un problema de primera orden en España

Descubre los problemas que puede suponer la obesidad infantil. Aprende prácticas para controlarla y que tus hijos no sean obesos.

Miniatura

La obesidad infantil es uno de los principales problemas de salud en los niños. Hay actuaciones que no pueden faltar para evitarla.

  1. Vida saludable en los niños
  2. ¿Cómo prevenir la obesidad infantil?

Vida saludable en los niños

Llevar un estilo de vida saludable, incluyendo una dieta apropiada, y fomentar la práctica de deporte son imprescindibles a la hora de prevenir la enfermedad. Así lo constatan los expertos del ciclo sobre obesidad infantil organizado por DKV Seguros.

España es uno de los países del mundo con unas cifras más altas de sobrepeso y obesidad infantil.” Las estimaciones más optimistas indican que, al menos, 1 de cada 3 niños y niñas tienen exceso de peso, una prevalencia muy elevada y similar a la de los países en los que esta epidemia está más extendida”, explica el Dr. Rafael Casas, psiquiatra, experto en obesidad infantil y asesor científico del Instituto DVK de la Vida Saludable.

¿Cómo prevenir la obesidad infantil?

Por ello, DKV Seguros ha organizado el debate “¿Cómo podemos prevenir la obesidad infantil?“; la compañía quiere incidir en la importancia de reducir el grave problema de salud que supone la obesidad infantil en nuestro país. Para ello es imprescindible llevar un estilo de vida saludable que incluya una dieta apropiada y fomentar la práctica de deporte

Una encuesta realizada por los servicios de Atención Primaria de Aragón en 2016 a 75.808 menores entre 2 y 14 años, indica que el 16% de la población infantil de esta comunidad sufre obesidad y cerca del 25% tiene sobrepeso. El profesor Luis Alberto Moreno, catedrático de la Universidad de Zaragoza, insiste en que, hoy en día, la mayoría de los niños y adolescentes toman muchos azúcares añadidos. Estos “no deberían superar el 10% de las calorías que consumen a lo largo del día”, subraya Moreno.

La obesidad infantil es un factor de riesgo de problemas graves de salud como diabetes, enfermedades del corazón, y asma. Además, tiene consecuencias psicológicas y emocionales, ya que los niños con sobrepeso con frecuencia son objeto de burlas y quedan excluidos de las actividades de grupo, lo que puede provocar baja autoestima y depresión. Esta lacra afecta más a las clases socioeconómicas desfavorecidas y con menor nivel sociocultural, con patrones dietéticos poco saludables y menor oportunidad para la práctica de actividad física.