Tensión y glucosa a raya

El embarazo es el periodo más importante en la vida de una mujer. Debe controlar la glucosa y la tensión arterial para evitar problemas.

Miniatura

La preeclampsia es una enfermedad propia del embarazo que puede afectar al 7-10% de las mujeres. Se define por una elevación de la presión arterial a partir de la semana 20 de gestación asociada a una pérdida de proteínas por la orina. Con un adecuado control médico, reposo, dieta sana y supervisión de la salud del bebé no se dan riesgos importantes. Por eso es importante controlar la tensión durante toda la gestación. Lo normal es tomársela una vez al mes, pero estos controles pueden ser más frecuentes en el caso de embarazos de más riesgo. También es importante controlar la glucosa en el embarazo para evitar enfermedades trasmisibles de la madre al feto.

Las hormonas del embarazo pueden bloquear el trabajo que hace la insulina. Cuando esto sucede, la niveles de glucosa se pueden incrementar en la sangre de una mujer embarazada. Con frecuencia, vuelven a la normalidad tras el parto. La diabetes gestacional generalmente empieza en la mitad del embarazo. Por eso todas las mujeres embarazadas deben hacerse una prueba oral de tolerancia a la glucosa entre las semanas 24 y 28 del embarazo para detectar la afección. En función de los resultados, el ginecólogo prescribirá el tratamiento más adecuado para nivelar la glucosa en el embarazo.

Etiquetas: Glucosa