Esa extraña sensación llamada síndrome postvacacional

Las vacaciones se presentan como un momento de ruptura con ese estilo de vida, en el podemos dedicar nuestra vida exclusivamente al descanso y el ocio. Pero después de ese período intensivo de descanso, la vuelta de las vacaciones nos ofrece un gran desafío.

Miniatura

¿Cómo retomar nuestra vida 'habitual' con energía y motivación?

Evidentemente, cada persona lleva este regreso a su manera. La gran mayoría asume que las vacaciones son un período de tiempo limitado que hay que disfrutar sin pensar tanto en lo que vendrá después. Sin embargo, para algunas personas, la vuelta al trabajo puede convertirse en un auténtico calvario, que los profesionales de la salud denominan "síndrome postvacacional".

¿Qué es el síndrome postvacacional? Se trata de una sensación de angustia y malestar general, que está acompañado por el hastío, el desgano y una concentración limitada. La persona se siente "bloqueada" y es incapaz de tomar decisiones, lo que en la práctica le impide trabajar. Se entra en un círculo vicioso, en el que el trabajo sin realizar se acumula y a la vez aumenta la sensación de bloqueo, porque cada vez hay más para hacer y no se avanza. Estas sensaciones pueden estar acompañadas por manifestaciones fisiológicas, como debilidad generalizada, pérdida de apetito y alteraciones en el sueño (insomnio durante las noches y somnolencia durante el día).

Consejos útiles para superar el síndrome postvacacional.

  • No centrar todas nuestras expectativas en las vacaciones. Es importante encontrar durante todo el año momentos de ocio y descanso.
  • Si es posible, dividir las vacaciones en varias partes.
  • Mantener algunas rutinas durante las vacaciones. Conservar algunos horarios habituales, por ejemplo la hora de comer, puede ayudarnos a que la vuelta a la rutina no signifique un cambio demasiado brusco. Además, a medida que se acerca el final de las vacaciones, es fundamental hacer una vuelta progresiva a la rutina habitual.
  • A la vuelta, tomar las cosas con calma. Una vez de regreso en el trabajo, lo ideal es "aterrizar" poco a poco, empezando por ordenar nuestro escritorio y haciendo un plan de trabajo que no sea demasiado exigente y tenga un adecuado orden de prioridades.