¿Si dejo de fumar voy a engordar?

Muchas son las cuestiones que los fumadores ponen en la balanza cuando se plantean dejar el cigarrillo. Entre ellas, muchas personas creen que si dejan de fumar van a aumentar de peso rápidamente. ¿Eso es así?

Miniatura

Ciertamente, la mayoría de las personas que dejan de fumar ganan entre 3 y 4 kilos de peso durante el primer año de abandono del tabaco. En las personas fumadoras, la nicotina del tabaco aumenta el gasto energético y disminuye la sensación de hambre. Cuando una persona deja de fumar, al desaparecer la nicotina del organismo aumenta la sensación de hambre (y con ello, la ingesta de alimentos) y disminuye el gasto energético que se generaba por la acción de la nicotina. Esto explica el aumento de peso.

Pero, más allá de la posible ganancia de peso, lo primero que debe decirse es que los beneficios que tiene para la salud el dejar de fumar son muy superiores a las consecuencias físicas que pueda tener para una persona engordar transitoriamente unos kilos.

¿Es posible evitar engordar al dejar el tabaco?

No sólo es posible prevenir el aumento de peso, si no que es muy recomendable. Y es que la ganancia de peso tras el abandono del tabaco es la causa más importante de recaídas en las mujeres, cuestión que intenta aprovechar la industria tabaquera a través de campañas en las que utiliza el mantenimiento del peso corporal como reclamo.

Si estás pensando en dejar de fumar, es muy importante tener el asesoramiento de profesionales sanitarios a lo largo del proceso, porque ellos te ayudarán a superar estas situaciones. La realización de ejercicio físico moderado alrededor de tres horas a la semana y la disminución de la ingesta calórica (200 a 300 Kcal menos al día) pueden ayudarte a mantener un adecuado peso corporal tras el abandono del tabaco.

 

Etiquetas: Tabaco