La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico crónico que puede afectar a personas de cualquier sexo y edad, aunque se produce con más frecuencia entre mayores de 50 años. El temblor de manos y piernas, la disminución de los movimientos corporales y la rigidez muscular son las señas de identidad de esta enfermedad, que conlleva una pérdida lenta pero progresiva de la autonomía personal. [Leer Entrada]

El ejercicio es fundamental en las personas mayores. Músculos y huesos se pueden fortalecer con ejercicios básicos. [Leer Entrada]

Es muy importante restituir los líquidos perdidos para mantener un estado de salud óptimo, a cualquier edad; pero en las personas ancianas esta condición es, si cabe, aún más importante. [Leer Entrada]