Recuperarse tras el parto

Una vez finalizado el embarazo y el parto la mujer entra en el puerperio, este periodo se define como los 60 días siguientes al parto y durante este tiempo la madre va a experimentar de nuevo cambios físicos y emocionales. Cambios que están destinados a recuperar el estado previo al embarazo y que son causados por el descenso brusco de las hormonas que estaban manteniendo la gestación y han intervenido en el proceso del parto.

El cuerpo poco a poco va volviendo a recuperar la forma física de la que partía antes del embarazo. El útero va disminuyendo de tamaño, la mujer cada vez se ve menos inflada y se empieza a encontrar más cómoda consigo misma, más ágil y más animada. Animada sí, porque al igual que el parto supone un estrés para el cuerpo también lo es para la mente. Estas alteraciones en la mente van desde la depresión postparto leve o ?baby blues?, a la depresión postparto moderada y grave. Lo más frecuente es que exista un leve periodo de melancolía, tristeza con llanto y algo de ansiedad. Este ?baby blues? desaparece a lo largo de las primeras semanas del parto y no precisa de ninguna intervención por parte de ningún otro especialista.

Independientemente de que haya sido un parto normal o instrumentalizado, incluso si ha sido mediante cesárea, la musculatura del periné, encargada de sostener los órganos pélvicos (vejiga, útero y recto), debe recuperarse con ejercicios de suelo pélvico (ejercicios de Kegel), que le otorgará fuerza y capacidad para sostener dichos órganos y que favorecerá las relaciones sexuales.
Se recomienda esperar para tener relaciones sexuales con penetración hasta que el sangrado haya finalizado, y si se ha suturado el periné, hasta que los puntos se hayan caído y la herida cicatrizado.

La mejor manera de recuperar la figura tras el parto es tener cuidado y prepararse antes del parto, por ejemplo, a lo largo del embarazo se puede caminar (una hora) y conforme la gestación avanza pasar a ejercicios tipo pilates o natación. Debes tener paciencia porque la vuelta a la normalidad no es inmediata, puede ser necesario hasta 1 año, debes plantearte metas a corto plazo, realistas y progresivas. Lo primero es fortalecer el suelo pélvico como ya te he explicado y cuando lo hayas conseguido puedes plantearte recuperar los abdominales.

Dra. Isabel Giménez - Especialista en Ginecología y Obstetricia - Médico colaborador de Advance Medical