¿Qué sabes de la hepatitis?

El hígado es el principal órgano metabólico del cuerpo humano y se encarga de la digestión de las sustancias que el organismo ingiere, expulsar los compuestos que pueden dañar el organismo y de almacenar energía, nutrientes y vitaminas.

Miniatura

La gran mayoría de inflamaciones del hígado son causadas por virus. Los virus más frecuentemente relacionados con las hepatitis víricas son los que causan los tipo A, B, C y D (también llamado agente delta); otros virus menos frecuentes son el virus de Epstein-Barr y el citomegalovirus, entre otros.

  • La hepatitis A está causada por un virus. Es muy contagiosa y se transmite directamente de persona a persona por la vía llamada fecal-oral. Es la más frecuente y la que en la mayoría de los casos cursa con clínica menos aparatosa y menos complicaciones.
  • Los tipos B y C se transmiten por contacto con sangre, semen u otros fluidos que procedan de otro individuo infectado por dichos virus; la clínica de estos dos tipos  es más evidente y molesta, pudiendo llegar a la cronificación o a causar complicaciones importantes.
  • Así como los virus A, B y C pueden producir hepatitis por sí solos, la hepatitis D sólo se desarrolla en pacientes portadores del tipo B, pudiendo agravar la infección causada inicialmente por este virus.

Otros agentes también pueden causar la inflamación del hígado y producir las denominadas hepatitis tóxicas. Es el caso del abuso de sustancias tóxicas como el alcohol o ciertos medicamentos.

En algunos casos, el propio organismo genera anticuerpos contra el propio tejido hepático: son las llamadas autoinmunes. Algunas enfermedades sistémicas pueden producir una inflamación crónica del hígado, como la fibrosis quística (enfermedad genética), la enfermedad de Wilson (por depósitos de cobre) o la hemocromatosis (por depósitos de hierro).

Los signos y síntomas son escasos en muchos casos, especialmente en víricas del tipo A. Y algunos casos de hepatitis B y C pueden dar síntomas muchos meses después de la infección inicial.

La clínica puede presentarse en diferentes intensidades en forma de cansancio, malestar general, pérdida del apetito, dolor abdominal, febrícula, picor generalizado, náuseas, vómitos, diarrea, orina de color muy oscuro combinado con heces de color claro, y color amarillento de la piel y la esclerótica de los ojos. Cuando el cuadro de hepatitis dura menos de seis meses, se considera hepatitis aguda; más allá de este tiempo, se denomina hepatitis crónica.

El diagnóstico suele ser clínico a través del interrogatorio y la exploración clínica, muchas veces apoyado por la determinación de marcadores sanguíneos específicos de inflamación del hígado y de contacto con los virus principales. En algunos casos puede ser recomendable la prescripción de alguna exploración complementaria.

En la mayoría de las hepatitis el organismo suele restablecer por sí solo la función de las células hepáticas, siendo pocos los casos en que se necesita el uso de fármacos. Generalmente se recomienda seguir una dieta de fácil digestión y pobre en grasas. En otros casos, las hepatitis pueden derivar en enfermedades crónicas que, sin tratamiento, podrían llevar a la insuficiencia irreversible del hígado.

Las hepatitis víricas A y B pueden prevenirse mediante la vacunación. Sin embargo, para la prevención de otras hepatitis víricas no se dispone de vacuna en la actualidad.

Para la prevención de las hepatitis se recomiendan algunas medidas higiénicas:

  • mantener una buena higiene de manos, en especial al manipular alimentos
  • utilizar guantes al manipular fluidos orgánicos
  • usar protección en las relaciones sexuales
  • no compartir agujas ni objetos que pudieran contener sangre de otra persona (cepillos de dientes, maquinillas de afeitar?)
  • realizar cualquier perforación de la piel con material estéril (inyecciones, piercings, tatuajes, extracciones dentales, etc.)

De todas formas, un diagnóstico y tratamiento precoz pueden ayudar a evitar el daño irreversible de las células hepáticas.


Dra. Elisabeth Herrero y Dr. Jordi Esquirol - Especialistas en Medicina Familiar y Preventiva - Médicos Colaboradores de Advance Medical