Picnic en verano: comer sano en la playa o la piscina

Comer sano un día de verano fuera de casa es sencillo. Alimentos refrescantes y platos fáciles de preparar son perfectos para comer sano este verano.

Miniatura

Hay muchas opciones saludables para comer en la playa o la piscina. Uno de los trucos para disfrutar de un sano picnic en verano es prepararnos nosotros mismos la comida, evitando así los precocinados o la comida procesada. Elige alimentos frescos y ten en cuenta alguna de las ideas que te damos a continuación:

Sopas frías
Las sopas frías son una excelente elección en verano, es una forma de “bebernos” frutas y hortalizas. Gazpacho, sopa de melón, salmorejo o ajoblanco podemos llevarlos a la playa o piscina como primer plato frío. Hay que tener en cuenta que en verano, cuando estamos en la playa o la piscina, tendemos a olvidarnos de la hidratación, por eso las sopas frías son especialmente recomendables en este caso: nos hidratan y nos alimentan.

Ensaladas
Otra de las reinas del verano, la ensaladas frescas. Lo mejor de las ensaladas es que tenemos muchas opciones para meter ingredientes, haciéndolas a gusto de cualquiera. Y no solo hablamos de la típica ensalada mixta, también podemos hacer ensalada de pasta, ensalada tropical, de fruta o añadir alimentos más nutritivos como salmón o atún. Si las aliñamos con vinagre, podemos darle un toque más fresco.

Bocadillos o sándwiches
Son los platos más fáciles de preparar. La clave está en elegir los alimentos con que rellenarlos. El pan integral en lugar de pan blanco aporta más micronutrientes y disminuye su índice glucémico. Igualmente, evitando salsas (o cambiándolas por salsas caseras, tomate natural o aceite de oliva) se reducen las calorías ingeridas y las grasas trans. Además, si vas a incluir alimentos como pechugas de pollo, el bocadillo será más sano si las cocinas a la plancha en lugar de rebozadas.

Fruta
Tenemos muchas opciones en verano para comer fruta fresca: melocotones, ciruelas, melón, sandía, mango… Una idea para comer fruta variada puede ser hacer brochetas de fruta, algo que llama la atención a los más pequeños de la casa. También podemos llevarnos en un tupper la famosa macedonia de frutas regada con zumo de naranja o limón.

Si los niños están pensando más en volver a la piscina o al mar que en comer, una buena opción son los zumos de frutas naturales. Se pueden hacer en casa en un momento y llevarlos en botellas a la piscina. Tomarán la dosis de fruta recomendada, se hidratarán, es mucho más sano que los refrescos y más divertido que el agua.