Osteoporosis en el hombre

Durante mucho tiempo se ha considerado que la osteoporosis es una enfermedad propia de las mujeres, y aunque es cierto que el desgaste óseo es más marcado en las mujeres a partir de la menopausia y son éstas quienes la sufren principalmente, los hombres no son inmunes a ella y también pueden padecerla, aunque ciertamente con una menor incidencia, con una proporción de tres mujeres por cada hombre afectado.

Miniatura

¿En qué consiste la osteoporosis?

La osteoporosis consiste en el desgaste progresivo del hueso que hace que pierda resistencia y, por lo tanto, sea más probable que pueda sufrir una fractura. A lo largo de la vida el hueso se va desgastando y regenerando, pero en el hombre el hueso que se va depositando en la parte externa del mismo es tres veces superior al de la mujer, de manera que el mayor tamaño del hueso compensa el desgaste que se produce en el interior, haciendo que los hombre sean menos proclives a presentar fracturas a causa de la osteoporosis. Entre los 45 y los 70 años de edad los hombres pierden unos 100 gramos de calcio, mientras que las mujeres pierden unos 250 gramos. A partir de los 70 años el ritmo de pérdida de masa ósea entre ambos sexos se equipara.

La osteoporosis afecta a un 4-5% de los hombres españoles y se calcula que uno de cada cinco hombres con osteoporosis padecerá una fractura de cadera. Pese a que el porcentaje de fracturas por osteoporosis es mayor en mujeres, las complicaciones y la mortalidad tras ellas es superior en hombres.

Entre un 50% y un 60% de los hombres que padecen osteoporosis presentan algún trastorno que favorece la existencia de la misma, siendo los más frecuentes:

  • Hipogonadismo (déficit de testosterona)
  • Consumo prolongado de corticoides por vía oral
  • Hipertiroidismo
  • Hiperparatiroidismo
  • Alcoholismo crónico
  • Trastornos gastrointestinales que dificulten la absorción de calcio
  • Hipercalciuria (pérdida excesiva de calcio por la orina)
  • Tumores malignos
  • Inmovilización prolongada
  • Algunas enfermedades reumatológicas (artritis reumatoide, espondilitis anquilosante)

La edad, la baja masa corporal, la falta de ejercicio o una actividad física excesiva en la edad media de la vida pueden colaborar también a que se desarrolle una osteoporosis.

Diagnóstico

El diagnóstico de la osteoporosis en el hombre suele ser más tardío, ya que en general el paciente no acude a la consulta por síntomas de osteoporosis, dado que esta no da ninguno hasta que se produce una fractura, en general de cadera o vertebral, sin que haya habido un traumatismo de una intensidad suficiente como para causar la lesión sobre un hueso sano. Cuando se sospecha una osteoporosis en el varón se deben realizar las pruebas pertinentes, con una buena exploración física, una radiografía de la columna vertebral y las caderas, una analítica con un perfil bioquímico completo que incluya la vitamina D y el calcio, así como los niveles de hormonas tiroideas, paratiroideas, calcitonina y testosterona. Se debe realizar también una densitometría ósea, que permite cuantificar el grado de osteoporosis del paciente.

Tratamiento

Con respecto al tratamiento siempre se debe indicar la administración de calcio y vitamina D. El aporte de calcio en los hombres debería ser de 1 gramo al día antes de los 50 años y de 1,2 gramos a partir de esa edad, mientras que la vitamina D debe ser de 400-800 UI y de 800-1200 UI antes y después de esa edad respectivamente.

Es importante descartar causas de osteoporosis secundaria que puedan ser tratables, como el déficit de testosterona (salvo si son pacientes con cáncer de próstata y vigilando si existe hiperplasia benigna de próstata), el hipertiroidismo o el hiperparatiroidismo. En caso de hipercalciuria se deberá tratar con tiacidas para evitar la pérdida excesiva de calcio por la orina.

Si el paciente padece una osteoporosis primaria y con riesgo de fracturas, existen varios fármacos aprobados para el tratamiento como son el risendronato, el zolendronato, el ranelato de estroncio, la teriparatida y el denosumab. El uso de estos fármacos reduce el riesgo de fracturas en un 50%.

Prevención de la osteoporosis

Se puede prevenir la osteoporosis con una actividad física moderada y adecuada a la edad, asegurando un aporte de calcio suficiente y tomando el sol con precaución para formar vitamina D (se recomiendan 15 minutos diarios de exposición solar en cara, brazos o escote fuera de las horas de máxima intensidad solar). En caso de sospecha, es aconsejable contactar con un reumatólogo.


Dr. David Cañadas Bustos - Especialista en Medicina General - Médico consultor de Advance Medical