Gripe: ¿Qué hay que saber?

La llegada del frío se convierte en el terreno propicio para que empiece a circular el virus de la gripe, una infección que afecta las vías respiratorias que se presenta cada año entre noviembre y marzo. Conozcamos más sobre los síntomas de esta enfermedad y las formas de tratarla y prevenirla.

Miniatura

El proceso de la transmisión de la gripe bien puede asimilarse con una bola de nieve. Las cepas del virus circulan en el aire y basta que se “peguen” a una persona para que ésta actúe como agente multiplicador. Al hablar, toser o estornudar, la persona enferma despide gotitas portadoras del virus, que pueden entrar por la boca o la nariz en el organismo de una persona sana y afectar las vías respiratorias. Algunas personas pueden estar infectadas por el virus de la gripe pero no desarrollar síntomas de la enfermedad, aunque sí ejercen involuntariamente de multiplicadores.

Síntomas de la gripe

  • Dolor de cabeza
  • Fiebre alta
  • Dolores musculares y articulares
  • Falta de apetito
  • Cansancio
  • Sensación de cuerpo débil
  • Mucosidad
  • Tos seca
  • Problemas para dormir
  • Sensación de frío
  • Escalofríos

Superar la gripe

En general, los síntomas de la gripe duran aproximadamente 7 días y las medidas para paliar los síntomas son reposo e hidratación. En ese sentido, una persona con gripe debe llevar a cabo lo siguiente:

  • Beber mucha agua
  • Descansar, preferentemente en la cama.
  • Ingerir frutas ricas en vitaminas, pueden tomarse en formato zumo para beber más líquido.
  • No fumar, ni beber alcohol.
  • Para el dolor tomar analgésicos. Se recomienda paracetamol 500mg cada 6 horas, para bajar la fiebre y los dolores musculares.

¿Cuándo debo acudir a mi médico de cabecera?

  • Pacientes mayores y con alguna enfermedad respiratoria y/o cardíaca.
  • Si transcurridos los 3 ó 4 primeros días no se ha producido mejoría.
  • Si los síntomas empeoran (sube la fiebre, existe excesiva mucosidad, tos seca y dolor de garganta).

¿Qué personas se encuentran en situación de riesgo?

La gripe resulta peligrosa para personas mayores, especialmente para las que conviven con gente mayor donde hay un riesgo alto de contagio. Como hemos comentado, los pacientes con enfermedades respiratorias o cardiólogas también tienen más posibilidades de desarrollar complicaciones.Los niños pequeños, las personas con las defensas bajas y personal médico se recomienda la vacuna preventiva una vez al año.