Lesiones de esquí: prevención

Un repaso a las lesiones más frecuentes en esquí: por qué se producen y cómo prevenirlas

Miniatura

Si se conoce la técnica y somos precavidos con las medidas de seguridad en pista, el esquí es un deporte muy seguro. No obstante, como deporte que es, existe riesgo de lesión cuando estamos esquiando. Una buena preparación física y haber aprendido la técnica correctamente minimizará ese riesgo de lesión.

Analizando por zonas anatómicas, la mayor parte de lesiones de esquí se producen en las rodillas, seguidas de hombro, cadera y tronco. Teniendo en cuenta que el juego de cadera rodilla va a ser muy importante, son articulaciones muy a tener en cuenta. Un buen calentamiento al inicio de la jornada de esquí, va a ser el primer método que vamos a aplicar para prevenir lesiones.

Principales lesiones de esquí

  • 37% lesiones de rodilla
  • 12% lesiones de hombro
  • 11% lesiones de tronco
  • 11% lesiones de cadera y pelvis
  • 7% lesiones de dedos
  • 6% lesiones de cabeza y cara
  • 3% lesiones de muñeca
  • 13% otras lesiones

Un buen calentamiento va a ser el primer método que vamos a aplicar para prevenir lesiones.

Prevención de lesiones de rodilla y cadera

La rotura o esguince de ligamentos junto con las lesiones de menisco suelen ser las más frecuentes en la práctica del esquí. El primer medio de prevención para estas lesiones es tener una musculatura del tren inferior fuerte. Hay más riesgo de lesión en personas con poca fuerza en sus piernas. Y, como hemos dicho antes, imprescindible un buen calentamiento, centrándonos en la zona de las rodillas.

La correcta técnica al esquiar también es algo muy importante, ya que seremos capaces de aplicar fuerza sin exceso para realizar los giros y movimientos. También hay que tener en cuenta el tipo de pista por el que bajamos según nuestro nivel y la calidad de la nieve: la nieve primavera, por ejemplo, es un factor lesivo muy a tener en cuenta, sobre todo en principiantes, ya que no permite esquiar de forma cómoda.

Con las lesiones de cadera sucede algo parecido, suelen producirse por una debilidad en la musculatura de la zona, junto con una mala técnica que nos obliga a hacer giros o flexiones poco naturales, que acaban por sobrepasar los límites de las articulaciones.

Prevención de lesiones de esquí por caída o contusión

Otro de los grandes bloques de lesión suele producirse a la hora de caernos o golpearnos mientras estamos esquiando. En esquiadores noveles las caídas están a la orden del día, por eso es importante que en las primeras clases aprendamos a cómo caer en la nieve. En los expertos, debido a la velocidad o la dificultad de la pista, una caída también supone un riesgo alto de lesión.

Nunca esquíes fuera de pistas o por zonas con poca nieve o placas de hielo

Lesiones de hombro, cabeza, cara, muñeca y dedos tienen mucho que ver con las caídas. Una caída descontrolada junto con un mal uso del material, puede desembocar en rotura ósea o contusión de las zonas señaladas anteriormente.
El uso del casco es fundamental a la hora de prevenir lesiones en cabeza y cara. Al igual que saber colocar correctamente la correa de los bastones nos alejará de tener una rotura de dedo. No esquiar por zonas con poca nieve o por donde haya placas de hielo también minimizará las caídas.

Conclusiones sobre las lesiones de esquí

Una lesión de esquí depende de muchos factores, como la edad, la técnica que usemos, la calidad de la nieve o nuestra forma física. Es importante aprende a minimizar desde los primeros días estos factores lesivos: aprendiendo la técnica de esquí de forma correcta, siendo precavidos con la zona donde esquiamos, haciendo un buen calentamiento y un buen uso del material deportivo.