La búsqueda de la armonía familiar

Sentirse en armonía con el resto de los miembros de la familia es un elemento fundamental en el bienestar de las personas.

El diálogo y la negociación son herramientas más adecuadas para el crecimiento familiar y la resolución de conflictos. Aunque pueden servir para el desahogo, está claro que el reproche y la queja no son las mejores vías para resolver los conflictos en la familia.

La salud mental de la familia es una cuestión de todos. En la medida que cada miembro de la familia se sienta mejor consigo mismo y encuentre ámbitos en los que realizarse como persona, eso repercutirá en la salud mental de todos. Y recuerde: en la familia no hay que temer a los conflictos, sino al silencio sobre ellos.