La cesta de la compra en mayo: jengibre, mijo, flor de calabaza y seitán

Aquí te presentamos algunos alimentos poco utilizados pero con interesantes propiedades, que puedes incluir en tus menús este mes de mayo.

Miniatura

Mayo es un mes alegre. Aprovecha para llenar tu cesta de la compra de alimentos alegres para tus recetas.

JENGIBRE

El jengibre que consumimos es en realidad un rizoma o tallo subterráneo de la planta  Zingiber officinale, originaria de las zonas tropicales del sureste asiático. Tiene un sabor muy característico y picante proporcionado por las resinas y aceites esenciales que contiene, entre los que destaca el gingerol, que además es el que le otorga las propiedades digestivas y antisépticas por las que es conocido. Desde un punto de vista nutricional, el jengibre destaca por su contenido en hidratos de carbono (70%), aunque como se suele consumir en pequeñas cantidades, su contribución calórica es baja. Entre sus micronutrientes, los más notorios son el fósforo, el calcio, el magnesio, y la vitamina C y la A.  Lo podemos encontrar fresco (raíz), pero también en otras muchas formas que permiten un amplio espectro de consumo. En polvo se utiliza como especia aromatizando multitud de platos, marinado con vinagre es el ingrediente básico en la cocina asiática acompañando al sushi y al sashimi, caramelizado y molido para elaborar infusiones y pasteles, bizcochos o galletas.

Mijo en la cesta de la compra

Es una semilla pequeña, que se puede consumir como el resto de cereales. Su aporte calórico es similar al del arroz, y al igual que éste, es una buena fuente de hidratos de carbono, con discreto contenido proteico y graso. Contiene vitaminas del complejo B, siendo las más notorias la B1, B2 y B9, importantes en su conjunto para el metabolismo energético y el sistema nervioso. Su contribución a nivel mineral destaca por el hierro y el magnesio, y en menor cantidad el potasio y el zinc. Siendo el magnesio un elemento esencial en la generación y transmisión del impulso nervioso, contracción muscular y cardiaca.  No contiene gluten, por tanto ser consumido por celiacos. Tiene un sabor suave muy fácil de combinar con otros alimentos, y permite elaborar recetas nutritivas y equilibradas como por ejemplo salteado de mijo con verduras y tacos de salmón. Con el mijo se elaboran también sopas, hamburguesas y muesli.

FLOR DE CALABAZA

Las flores de calabaza son comestibles, y aunque en nuestro país se asocian más a la cocina creativa, en otros países forma parte de la cocina diaria. Son de aspecto vistoso y de color amarillo un poco anaranjado, y resultan una delicia para el paladar. Al igual que la mayor parte de verduras, su fracción grasa es casi despreciable, y tienen una alta proporción de agua,  resultando ser muy poco calóricas. Es la forma ideal de hacer más atractivos los platos ligeros de las dietas de control de peso. Contribuyen a enriquecer los menús a nivel mineral y vitamínico, pues son buena fuente de calcio, fósforo, magnesio, potasio, y vitaminas A, C, y del complejo B, así como ácido fólico. Las flores de calabaza se consumen frescas y no aguantan más de un día en la nevera. Se suelen servir salteadas, rebozadas, o incluidas en sopas y ensaladas para realzar el sabor.

SEITÁN

El seitán se obtiene de la proteína del trigo, concretamente, se extrae a partir del gluten de la harina de trigo duro. No se convierte en seitán hasta que no se cuece en salsa de soja y algas kombu. Se consume como fuente de proteínas en dietas vegetarianas, y se denomina la “carne vegetal” por tener un aspecto parecido. Para obtener una proteína de mayor valor biológico, mejor combinarlo con legumbres o productos lácteos. Su aporte en hidratos de carbono y grasas es bajo, sobre un 3% y un 2% respectivamente, y no tiene colesterol. El aporte de sodio del seitán comercializado es considerable, por tanto se ha de controlar en dietas que requieren bajo aporte de sodio, como por ejemplo en casos de hipertensión. Y por su contenido en gluten, evidentemente, no es un alimento apto para celiacos. Por su sabor neutro y textura, combina bien con una gran gama de alimentos y en multitud de recetas. Estofado con verduras, está delicioso.

 

Isabel López – Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos – Diplomada en Nutrición Humana y Dietética – Nutricionista consultora de Advance Medical