Hacer actividad física de forma cotidiana es fundamental para que nuestros hijos e hijas se desarrollen de forma saludable.

La actividad física permite a los más pequeños mejorar la movilidad, el equilibrio y la coordinación corporal; adquirir fortaleza y resistencia corporal; controlar el peso corporal; aumentar la autoestima y fomentar la sociabilidad con compañeros, amigos y/o familiares.

Estimula y acompaña a tus hijos e hijas para que sean activos y saludables.