Gracias por la herencia, papá

DKV Apptívate pretende luchar contra el mayor problema de salud infantil, la obesidad y el sobrepeso. La iniciativa tiene como objetivo ayudar a concienciar a niños, colegios, familias, periodistas, administraciones públicas y médicos, y entre todos, buscar una solución.

Miniatura

Querido papá:

Gracias por la herencia.

Gracias por dejarme tan valioso legado. Ya sé que me dirás que no tengo que agradecértelo, que lo hacías por que eras mi padre, porque me quieres y porque era lo que tenías que hacer. Pero creo que tu sentido del deber no está reñido con mi gratitud. Y porque, además, quiero hacerlo.

Gracias por jugar tantas tardes conmigo aunque estuvieras cansado. Sé que lo estabas, y mucho, pero lo sé ahora, no entonces. Entonces yo te requería sin medida y sin consciencia. Lo sé ahora que yo también soy padre desde hace un tiempo. Ahora que a mí también me cuesta hacerlo. Y es que hay cosas que no comprendes hasta que no las vives.

Ahora también sé el porqué de muchas otras cosas que entonces no comprendía y por las que hoy te doy las gracias.

Gracias por cogerme en brazos cuando estaba cansado y obligarme a caminar cuando lo que tenía era simple pereza. Tú lo sabías, yo lo sabía, pero probaba. Cosas de niños y sabiduría de padres.

Gracias por no me dejarme ir caminando solo al colegio cuando tenía poca edad para hacerlo y me obligaras cuando, a pesar de tener edad más que suficiente, prefería que tú me llevaras en coche.

Gracias por no me dejarme ver la televisión tanto como me hubiera gustado. Por no rendirte a ella como forma de entretenimiento habitual. Seguro que no te resultó fácil, como no me resulta a mí con mis hijos. Hoy a la televisión tenemos que sumarle, además, el ordenador, la tablet, el móvil… Te aseguro que no me resulta sencillo, pero te aseguro que tengo un buen ejemplo a seguir.

Gracias por regalarme la bicicleta más rápida del barrio. Tú me decías que era la más rápida, aunque en realidad era la más pesada, y yo salía pedaleando con todas mis fuerzas a comprobarlo, y a intentar dejar atrás al resto de orgullosos niños poseedores de la bicicleta más rápida del barrio.

Para ir a buscar el pan no necesitaba bicicleta pero me daba igual. Yo la cogía, iba a buscar el pan y a dar unas vueltas extra al parque. Y así con tantos otros recados que tú me pedías y para los que sabías que cogería la bicicleta. Cuánto sabías.

No tuve videojuegos. Pero estoy seguro de que si los hubiera tenido también me habrías dejado jugar menos de lo que me hubiera gustado. Y yo hoy también te lo hubiera agradecido.

Y gracias por juguetes como los incontables balones de todos tamaños y deportes que tuve y que buscaban estimularme a moverme sin que yo me diera cuenta.

De todos ellos me enamoré del de baloncesto. Recuerdo que me apuntaste una tarde después de salir del colegio. Fuimos y volvimos andando, claro. Fuimos y volvimos hablando todo el rato; tal vez por eso me pareció el trayecto más corto del mundo. Trucos de padres.

Recuerdo muchas cosas de aquella época. Los compañeros, los entrenadores, la emoción al ganar algún torneo… Hoy me doy cuenta de que lo que gané de verdad fue algo más importante: fue un hábito. Uno de los mejores: el hábito de hacer deporte. De adoptar y valorar la actividad física como algo natural y necesario en mi vida.

Sé que no soy el único que tiene motivos de agradecimiento a su padre, afortunadamente. Pero también sé que hay muchos padres de niños y adolescentes que, como yo, se encuentran en un momento en el que su carrera profesional absorbe la mayor parte de su energía física e intelectual pero, como nuestros padres, deseamos hacer un esfuerzo extra por crear en sus hijos un hábito saludable.

A algunos padres hay que hacerles un monumento. Yo solo puedo hacerte esta carta. Aunque sé que para ti es suficiente.

Inmensas gracias papá.

Miguel.


La obesidad se ha convertido en el principal problema de salud infantil en España. Por ese motivo, DKV Seguros ha creado #DKVapptívate, una iniciativa de prevención contra la obesidad infantil para ayudar a concienciar a niños, colegios, familias, periodistas, administraciones públicas y médicos, y entre todos, buscar una solución.

Una iniciativa que pretende luchar por todos los medios, incluidos los menos habituales. Por eso hemos lanzado el videojuego Runners4Health en el que si no te mueves no ganas. Y que se puede descargar desde iTunes para iOS y desde Google Play Store para Android.