ESTRÉS: DIFERENCIA ENTRE EUSTRÉS Y DISTRÉS

El estrés es una respuesta general del organismo ante demandas internas o externas que en un principio resultan amenazantes, consistiendo básicamente en una movilización de recursos fisiológicos y psicológicos para afrontar tales demandas.
El estrés, por tanto, es una respuesta adaptativa que puede resultar beneficiosa para incrementar y mantener el rendimiento y la salud. Sin embargo, Si la respuesta de estrés es excesivamente frecuente, intensa o duradera puede alterar el bienestar y la calidad de vida.
En la mayoría de casos, el estrés conlleva un aumento del nivel de activación en general (cuando predominan el sobreefuerzo necesario para hacer frente a la situación estresante o las manifestaciones de ansiedad u hostilidad) y, de hecho, los efectos beneficiosos del estrés se relacionan con un cierto aumento de la activación, mientras que sus efectos perjudiciales se asocian, en gran parte, con un estado de sobreactivación.
Sin embargo, en otros casos, el estrés provoca una disminución de la activación (cuando predominan la depresión o el agotamiento) cuyos efectos suelen ser perjudiciales. Por tanto, no se debe identificar estrés con activación.
Desde la psicología, se distinguen dos tipos de estrés:
El EUSTRÉS contribuye a dar la mejor respuesta ante una situación determinada. Tiene una función clave para la supervivencia del ser humano, ya que permite una rápida reacción a los problemas y peligros que deben afrontarse así como la adaptación a los cambios. Es importante y es necesario y suele ser vivido y percibido por la persona como una situación de reto.
El DISTRÉS es un estado de tensión, dificultad, fatiga o desgaste que tiene su origen en un funcionamiento exagerado y continuo del mecanismo natural de protección y supervivencia, activado por la presión de los estímulos externos y adversos del entorno. En este caso, la persona tiene sensación de pérdida de control de la situación.
En cualquier caso, el estrés supone un desgaste importante para el organismo y es importante y necesaria una recuperación eficaz (relajación, ejercicio físico, actividades de ocio,? ).