Endometriosis

La endometriosis es una enfermedad estrógena dependiente que consiste en la presencia de tejido endometrial fuera de la cavidad uterina. Este tejido tiene la capacidad de crecer, infiltrar e incluso diseminarse de manera que la transformación maligna es muy rara. No es un proceso infeccioso pero sí presenta componentes parecidos a una reacción inflamatoria.

Suele aparecer en mujeres en edad fértil (25-30 años), blancas, con menarquía prematura, ciclos menstruales cortos y menstruaciones prolongadas. De hecho, entorno al 5-20% de mujeres sufren dolor pélvico y entre el 20-40% son infértiles. Además, normalmente, existe una historia familiar pero en ningún caso se ha encontrado un patrón de herencia claro. El origen de esta enfermedad está todavía por concretar.

Estadios

Se clasifica en cuatro estadios: mínimo, leve, moderado y severo. Según el tamaño y la localización de las lesiones y la presencia y las características de las adherencias. Esta clasificación ha sido cuestionada ya que hay mujeres en las que pequeños implantes pueden dar lugar a una importante repercusión clínica, y al contrario, estadios avanzados con grandes implantes pueden ser silentes desde el punto de vista clínico.

Síntomas

En cuanto a la sintomatología, no hay un signo concreto que claramente haga sospechar de este cuadro, pero hay diversos síntomas que, cuando aparecen a la vez, hacen pensar en endometriosis. Éstos son la dispareunia (relaciones sexuales dolorosas), la dismenorrea severa (menstruación dolorosa), el dolor pelviano crónico, el dolor con la ovulación o signos como encontrar un útero fijo hacia el recto, ligamentos pélvicos duros y dolorosos y presencia de un tacto doloroso a la palpación de los ovarios.

Para diagnosticar endometriosis es necesario tener una confirmación anatomo-patológica, obtenida mediante laparoscopia, aunque se puede sospechar con la clínica, la exploración física y la ecografía ginecológica. A veces se puede asociar a un parámetro analítico elevado, Ca 125, aunque éste no es determinante.

Tratamiento

El tratamiento es múltiple y se basa en el alivio de la sintomatología mediante AINES (anticonceptivos orales) para intentar mantener en reposo los ovarios. En casos extremos, se puede realizar una laparoscopia para reducir las adherencias, los quistes y los implantes que provoca la endometriosis. Hay que ser lo más delicado posible, no manipular más de lo necesario la región pélvica y evitar la rotura de los quistes dentro de la cavidad peritoneal.

En resumen, se trata de una enfermedad con gran variedad de formas clínicas con la que hay que ser sumamente cuidadoso, sobre todo en mujeres en edad fértil, ya que se puede ver comprometida la capacidad reproductiva.

Dra Isabel Giménez Blasco - Especialista en Ginecología y Obstetricia - Médico Colaboradora de Advance Medical