El desayuno, comida importante y fuente de intercambios y de diálogo entre los padres y los hijos/as

El desayuno es una comida esencial en el equilibrio alimentario y debería incluir:

- Un alimento a base de cereales: pan o tostadas con aceite de oliva (es preferible reservar la mantequilla y otras grasas para un consumo eventual), cereales de desayuno poco azucarados o galletas maría.
- Un producto lácteo: bol de leche, yogur, queso fresco, queso…
- Una fruta: entera, compota, troceada o macedonia.
- Una bebida: agua.
- Y para el placer, en pequeña cantidad (2 cucharaditas rasas): confitura, miel, azúcar, chocolate, cacao.

El desayuno es un momento ideal para reunirse con la familia y empezar el día con energía.