Despidiéndose de los cigarrillos

Para muchas personas, dejar de fumar es una decisión difícil por el componente adictivo que hay detrás de este hábito. Una de las claves para conseguirlo es fijar una fecha en la que nos proponemos dejar el tabaco y comenzar previamente a reducir poco a poco la cantidad de cigarrillos fumados al día. De esa forma, la cantidad de nicotina existente en tu organismo se reducirá y el día elegido será más fácil superar la abstinencia.

La estrategia es sencilla. En la primera semana, realiza un registro de los cigarrillos que fumas cada día, en el que incluyas la cantidad, los momentos y los que te resultan "imprescindibles".