¿Qué le ocurre a tu cuerpo al dejar de entrenar?

En cuantas ocasiones hemos pensado para nuestros adentros: “¿Cómo puede ser que haya perdido tanto y tan rápido?”. Es la típica pregunta que nos hacemos al dejar de entrenar por la causa que sea. Nuestro cuerpo tiene cierta “capacidad” de memoria pero la respuesta no es siempre positiva.

Miniatura

Los beneficios de la práctica deportiva tampoco son inmediatos ya que el cuerpo va adaptándose a las circunstancias a medida que nosotros vamos trabajando. No le ocurre lo mismo a quien entrena sólo la musculatura que quien combina actividades, o quien acude un solo día a entrenar. Cada organismo es diferente y éste se adaptará a las circunstancias con que le toque “lidiar” en cada momento.

La masa muscular puede verse reducida en 21 días de un 1% al 5%.

Cómo se resiente la musculatura al dejar de entrenar

Es evidente que quien tenga una base y una buena forma física previa perderá menos que aquel que apenas se movía o lo hacía de forma irregular. A la larga, si no retoma la práctica deportiva, el cuerpo se resiente.

Según los expertos, el músculo pierde tono y se reduce tras un 1-2 meses sin entrenar. La disminución de la masa puede variar entre el 1-5% después de un mes sin entrenar. Las fibras musculares suelen responder positivamente a un entrenamiento de fuerza pero en cuanto dejan de recibir el estímulo adecuado disminuye la fuerza e incluso el tamaño.

Al dejar de entrenar, también se gana peso

Los músculos no son los únicos que sufren la falta de entrenamiento. Un factor evidente al dejar de entrenar es la ganancia de peso. Nuestro metabolismo basal se activa en mayor medida con la presencia de ejercicio. Cuanto más elevado esté el metabolismo, más calorías se consumen, incluso estando en reposo. Al dejar de practicar deporte, nuestro metabolismo se va ralentizando y es más fácil ganar peso. Son muchos los que se inician en la práctica de ejercicio con el claro objetivo de “perder peso”, pero en más de una ocasión, al guardar las zapatillas de nuevo en el armario, los kilos vuelven a salir a la palestra. De ahí la importancia de que hacer ejercicio sea una hábito y esté incluido en nuestra planificación diaria.

 

Eva Ferrer Vidal-Barraquer – Especialista en Medicina Deportiva – Médico consultor de Advance Medical