Cuidado de los pies en las personas con diabetes

Con el paso del tiempo, la diabetes mal controlada, puede producir una reducción del flujo sanguíneo y una disminución de la sensibilidad nerviosa. En consecuencia, un mayor riesgo de sufrir heridas que, justamente a causa de la circulación deficiente, serán de lenta y difícil curación, con gran peligro de infecciones. Es por ello que se debe prestar especial atención al cuidado diario de los pies y acudir al podólogo en caso de que se observe la aparición de cualquier lesión.