Cuidados y protección de los ojos en verano

Los ojos son uno de los órganos más sensibles a factores externos durante el verano. Una de las enfermedades más frecuentes es la conjuntivitis. ¿Cómo podemos evitar enfermedades oculares en verano?

Miniatura

Especialmente vulnerables son los ojos claros (ojos azules), que suelen presentar mayores problemas de sensibilidad ocular y fotofobia. Entre los principales factores que pueden dañar los ojos se encuentran la elevada luminosidad ambiental, la exposición al sol, el agua del mar y el cloro de las piscinas, las altas temperaturas, la sequedad del ambiente (exceso de aire acondicionado) y los alérgenos ambientales.

Una de las enfermedades más frecuentes que se ven favorecidas por el resultado de estos factores son las conjuntivitis, acentuadas en verano por la exposición al agua. Para prevenirla se han de extremar las medidas de higiene, especialmente en aquellas personas que llevan lentes de contacto.

Evitar problemas oculares en verano

Los consejos generales para evitar problemas oculares durante el verano incluyen:

  • Protección solar adecuada mediante gafas de sol homologadas para evitar la radiación ultravioleta (que es la dañina), así como para disminuir la luminosidad del sol.
  • Uso de gafas de buceo para protegerse frente a los irritantes (cloro) de las piscinas y sal (mar) con el uso de gafas para buceo.
  • Evitar las lentillas con los baños en la piscina y en el mar.
  • Utilizar lágrimas artificiales en ambientes muy secos por los aires acondicionados especialmente en personas con problemas de sequedad ocular habitual.
  • Para disminuir los efectos de los alérgenos se recomienda evitar en lo posible los agentes irritantes (polvo, polen, cloro de las piscinas), aspirar frecuentemente las superficies de la casa, utilizar gafas para montar en bicicleta y aparatos de aire acondicionado que dispongan filtros específicos para polen.

Para prevenir las conjuntivitis, además de los consejos previos, se recomienda...

  • No tocar o frotarse los ojos
  • Quitarse las lentes de contacto con los baños de mar y piscina
  • Lavarse las manos con frecuencia
  • No compartir toallas, cosméticos ni objetos de uso personal

Dra. Eva Ormaechea - Especialista en Medicina Intensiva - Médico consultor de Advance Medical