Consejos para un envejecimiento activo

El envejecimiento suele venir acompañado de la pérdida progresiva de capacidades y funciones, y puede derivar en pérdida de autonomía, cierto aislamiento y limitación de las posibilidades de movimiento.

Miniatura

La actividad física es un arma tremendamente eficaz para mantener la calidad de vida de las personas mayores, ya que permite mejorar las capacidades de movilidad, equilibrio, coordinación y fuerza, además de prevenir la aparición de muchas enfermedades.

Toda actividad que implique ejercitar el sistema cardiorrespiratorio y mover nuestros músculos y huesos puede ser calificada como actividad física.Visto así, las personas mayores disponen de muchas opciones para vivir activamente:

  • En los traslados, evitar o reducir el uso del automóvil y desplazarse caminando.
  • En el hogar, realizar tareas de limpieza (como barrer los pisos o limpiar los vidrios) y de jardinería (cuidar las plantas, cortar el césped, remover la tierra).
  • En el tiempo libre pueden realizar una amplia variedad de actividades, como excursiones con la familia o amigos; recorrer la naturaleza recogiendo objetos como hongos o flores; o bailar.

Aunque es un pilar importante para evitar el envejecimiento, el ejercicio físico no es la única actividad para conseguir una mejor calidad de vida en la vejez. Junto al cuidado de la salud física, debemos prestar atención al entrenamiento mental para mantener nuestras mentes activas, lo que evitará la degradación paulatina de este órgano. Para ello podemos seguir una serie de pautas como son la lectura diaria, la realización de actividades en las que se nos exija cierta compleljidad mental como puede ser el aprendizaje de un idioma nuevo, o realizar manualidades preferiblemente en grupo.

Por último y también importante para conseguir finalmente un envejecimiento activo real, es mantener una relaciones sociales que nos mantengan conectados con la comunidad y que eviten el aislamiento a estas edades. Para esto último, existen muchos recursos que nos permiten, con tiempo libre suficiente tras la jubilación, que mantengamos las relaciones sociales adquiridas a lo largo de los años o para incorporar nuevas que alimenten nuestro circulo social actual.