Consejos para la iniciación deportiva de nuestros hijos e hijas

A partir de los cuatro años, nuestros hijos e hijas pueden comenzar la práctica de algún deporte. Para que esta elección sea adecuada y les ayude a tener un desarrollo pleno y saludable, compartimos aquí una serie de consejos que deben tener en cuenta los padres y madres a la hora de ayudar a sus hijos e hijas a elegir dónde iniciarse en la práctica deportiva.

Miniatura

Practicar deporte es recomendable para todos, a cualquier edad, para mantener una vida sana. Sin embargo, en los niños y adolescentes, que están en pleno desarrollo y crecimiento, es todavía más importante, porque eso les ayudará a prevenir enfermedades, adquirir buenos hábitos y llevar una vida sana en su adultez.

Hable con ellos y conozca cuáles son sus intereses y expectativas. Respetar la voluntad, los gustos y las curiosidades es muy importante para mantener la motivación de los más pequeños. Cuando acuden a disgusto a un centro deportivo, tienen grandes posibilidades de abandonar rápidamente esa actividad.

Visite previamente el centro deportivo y averigüe quién está a cargo de las actividades. Prefiera siempre lugares con personal responsable matriculado, o bien con líderes de reconocida experiencia en el trabajo con niños.

Fomente la participación en grupos multideportivos. Estos grupos brindan diferentes experiencias motrices y de intercambio grupal. La participación en muchos deportes tiene al menos dos ventajas: estimula diferentes destrezas motrices y evita la especialización prematura.

• Es bueno que tengan experiencias motrices y/o deportivas en diferentes ambientes y entornos. La natación, los parques naturales, los centros deportivos, los cursos de agua, visitar diferentes regiones… todo ello enriquece enormemente las vivencias lúdicas y deportivas.

• No exija un rendimiento deportivo en función de los resultados. Esta es una buena etapa para aprender que el deporte es un bien en sí mismo y que practicarlo con otros ya es suficientemente gratificante. Cuando se divierten participando los niños se olvidan del resultado final, y esto es lo mejor que puede ocurrir en esta etapa de la vida.

• Prefiera los deportes de conjunto antes que los individuales, y los de técnicas abiertas sobre los de técnicas cerradas. Por ejemplo, el fútbol es de técnicas abiertas, porque es lícito golpear la pelota con cualquier parte del cuerpo y sin respetar una técnica definida; en cambio, el vóley es cerrado, porque hay que golpear la pelota de cierta manera y no de otra. Cuanto más libertad de movimientos y técnicas, mejor para el niño.