Conoce el drenaje linfático

La técnica de drenaje se aplica en distintos ámbitos, ya que tiene una función terapéutica, pero también está muy extendida su práctica en el sector belleza-estética. Su finalidad es la de drenar la linfa que puede quedarse localizada en un punto del sistema linfático sin poder evacuarse hacia el torrente sanguineo.

Miniatura

La linfa es un líquido plasmático que discurre por un sistema paralelo al sistema vascular, el sistema linfático. Este se encarga de llevar a la linfa al corazón para que se incorpore de nuevo al sistema circulatorio. Ello sucede gracias a la ayuda de las contracciones musculares y de las arterias que se hayan próximas a los vasos linfáticos. Cuando existe un exceso de líquido de los capilares éste queda estancado. Usando el drenaje linfático como terapia se activa el funcionamiento del sistema linfático superficial para mejorar la eliminación de este y así reducir su acumulación. Su efecto es depurativo para eliminar de nuestro organismo sustancias tóxicas.

Sus aplicaciones son múltiples: en tratamiento de celulitis, piernas cansadas, después de intervenciones quirúrgicas, para mejorar la cicatrización o el edema (la comúnmente denominada retención de líquidos), que es una de las patologias donde la aplicación del drenaje es más común. El edema es consecuencia de una extravasación de líquido y puede tener varios orígenes. Puede ocurrir por distintas causas como alteraciones hormonales, anomalías del sistema vascular, periodos de inmovilización, tras intervenciones quirúrgicas. Todas ellas pueden derivar en un acúmulo de linfa que ocasione a simple vista un área más hinchada pero que no conlleva una inflamación sino una imposibilidad para drenar un líquido extravasado.

En general, es una terapia que puede aplicarse en multitud de situaciones pero tambien tiene algunas contraindicaciones que conviene tener presentes. No se recomienda en pacientes con cáncer, antecedentes de trombosis o alteraciones de la glándula tiroidea, entre otros.

El drenaje linfático manual requiere de unas manos expertas que sean las que realicen las manipulaciones suaves e indoloras con el fin de favorecer la movilización de ese acúmulo. Es evidente que por el hecho de que sea un masaje, siempre conlleva un efecto de relajación y placer que contribuye a potenciar los beneficios intrínsecos del masaje. Hay que tener en cuenta que una sola sesión va a ser de poca utilidad ya que la constancia en este tipo de tratamiento es lo que realmente aportará unos beneficios adecuados. Es necesario que se vaya trabajando regularmente para así conseguir unos buenos resultados.

Pero no sólo se pueden obtener los beneficios con las manos sino que existen máquinas que son de gran utilidad. La presoterapia consigue a través de presiones, que se obtienen hinchando/deshinchando unas botas, pantalones o manguitos que el paciente se coloca, reactivar la circulación y aumentar los movimientos del flujo. De hecho, hay profesionales que combinan los dos procedimientos para conseguir un efecto más completo.


Dra. Eva Ferrer Vidal-Barraquer - Especialista en Medicina Deportiva - Médico consultor de Advance Medical