Avances contra la adicción a la nicotina y métodos actuales

Dejar de fumar puede convertirse en una odisea. La nicotina que entra en el organismo se encarga de crear adicción, a través de generarnos placer. Pero acabar con la nicotina, y en consecuencia con la adicción al tabaco, con solo una inyección puede ser una realidad en el futuro inmediato.

Miniatura

Métodos farmacológicos para dejar de fumar

No olvidemos que el tratamiento psicológico puede ser de gran ayuda

Mientras los avances en este tema van por buen camino, está bien que conozcamos los diferentes métodos farmacológicos existentes que según los casos pueden prescribir los centros especializados en dejar de fumar, junto con otras prescripciones para el hábito psicológico de fumar. De manera paralela no podemos olvidar que el tratamiento psicológico puede sernos de gran ayuda.

Desde DKV Seguros te proponemos 3 opciones con excelentes resultados para dejar de fumar que convertirán el tabaco en parte de tu pasado:

  • Deshabituación tabáquica por técnicas de hipnosis

Los programas de deshabituación tabáquica permiten acceder a numerosas ayudas para dejar este hábito nocivo y perjudicial para la salud del fumador y de todos los que le rodean.
La hipnosis ayuda a dejar de fumar eliminando el deseo de fumar desde el primer instante, reduciendo la sensación de ansiedad que se tiene cuando algo o alguien nos recuerda el tabaco.
Selecciona el servicio que deseas y DKV Club Salud y Bienestar te propondrá los mejores médicos y centros de esta especialidad.

  • Deshabituación tabáquica por técnicas de acupuntura láser

Nuestro tratamiento consiste en estimular puntos de acupuntura con láser (sin agujas) para interrumpir la adicción física de la nicotina, contrarrestando los desagradables efectos del síndrome de abstinencia como son: deseo compulsivo de fumar, irritabilidad, ansiedad, trastornos del sueño, apetito voraz, dolor de cabeza, etc.

  • Deshabituación tabáquica por tratamiento psicológico y medicación

Deshabituación tabáquica Serviplus Previsión® pone a disposición de sus asegurados un novedoso servicio para dejar de fumar, que consta de intervenciones médicas y psicoterapéuticas, siguiendo los últimos avances científicos disponibles para que usted consiga dejar de fumar.

Otros métodos existentes en el mercado y que nos pueden ayudar

Parches de nicotina (sistemas transdérmicos de nicotina)

Los parches proveen una dosis medida de nicotina a través de la piel. Usted se desacostumbra de la nicotina al cambiar a parches que contienen una dosis más baja durante varias semanas. Los parches pueden comprarse tanto con receta, como sin ella. Existen muchos tipos de parches de diferentes concentraciones en el mercado. En el paquete se ofrecen instrucciones sobre cómo usarlos, así como consideraciones especiales y la descripción de los posibles efectos secundarios. Siga las instrucciones detenidamente.

Goma de mascar o chicle de nicotina (polacrilex de nicotina)

La goma de mascar es una forma de reemplazo de acción rápida, en la que la nicotina se absorbe a través de la membrana mucosa de la boca. Se puede comprar sin receta. El chicle está disponible en concentraciones de 2 mg y 4 mg. Para obtener mejores resultados, siga las instrucciones que vienen en el paquete. Masque el chicle lentamente hasta que note un sabor a pimienta o sienta un cosquilleo. Entonces, manténgalo a un lado de la boca hasta que ya no sienta el sabor a pimienta. Mastique para que el sabor a pimienta se vuelva a sentir, y manténgalo a un lado de la boca nuevamente. Repita este proceso por 20 a 30 minutos.

El inhalador de nicotina

Sólo puede obtenerse con receta médica. El inhalador de nicotina es un tubo plástico y delgado que tiene una cápsula de nicotina. Se parece un poco a un cigarrillo grueso con una boquilla. Al usar el inhalador, el vapor puro de nicotina sale por la cápsula. A diferencia de otros inhaladores, que suministran la mayor parte del medicamento a los pulmones, el inhalador de nicotina suministra la mayor parte del vapor de nicotina a la boca, donde es absorbido y pasa al torrente sanguíneo. El inhalador de nicotina es el método de reemplazo de nicotina aprobado por la FDA que más se parece a fumar un cigarrillo, lo que algunos fumadores encuentran útil.

Pastillas de nicotina para chupar (grageas o losanges de nicotina)

Las pastillas para chupar que contienen nicotina se pueden comprar sin receta. Al igual que la goma de mascar, las pastillas para chupar vienen en dos concentraciones: 2 mg y 4mg. Los fumadores escogen sus dosis según el tiempo que normalmente les tome encender el primer cigarrillo después de haberse levantado en las mañanas.

¿Vacuna anti nicotina?

Es lo que han creado científicos del Weill Cornell Medical College de Nueva York (EE UU): una terapia génica, que administrada como vacuna, proporcionaría una protección permanente contra la nicotina y las ganas de fumar. De momento, lo han logrado en ratones. Esta misma técnica ya se ha usado para tumores y enfermedades de los ojos. La nicotina da placer y crea adicción: el 75% de los fumadores recaen en 6 meses.

Tanta es la adicción que crea, que entre el 70% y el 80% de los fumadores que lo dejan vuelven a caer en el tabaco en el plazo de seis meses. Las vacunas clásicas inyectan un virus para que el sistema inmunológico reaccione y cree anticuerpos. Con la molécula de la nicotina ocurre que el sistema defensivo del organismo no la identifica dado su pequeño tamaño. Por ello, los investigadores de Weill Cornell apostaron por una terapia génica. Descifraron la secuencia genética de un anticuerpo de nicotina y la incluyeron en un virus inocuo. Esta especie de vacuna les fue administrada a ratones, de modo que ellos fueron capaces de crear sus propios anticuerpos contra la nicotina. Estos anticuerpos se unen a la nicotina y consiguen que ésta no alcance el cerebro, y por lo tanto que nunca se perciba sensación de placer. Una dosis para toda la vida El doctor Ronald Crystal, director de la investigación –que publica Science Translational of Medicine–, asegura que con solo una dosis se logró proteger a los ratones para el resto de su vida. La adicción a la nicotina había desaparecido.

"Nuestra vacuna permite que el cuerpo produzca sus propios anticuerpos contra la nicotina, y de esa manera, desarrolle una inmunidad funcional", asegura el investigador.


Para más información pinche aquí