Asistir a clases de preparación al parto

El simple hecho de compartir un rato con otras embarazadas ya constituye un buen motivo para asistir a estas clases. Es un momento ideal para relacionarse y compartir experiencias con mujeres que están pasando por esta experiencia vital tan intensa y, por tanto, puede resultar muy positivo y una manera de despojarnos de miedos o dudas que puedan presentarse a lo largo del embarazo.

Además, nos permiten ser más conscientes y estar más atentas a los cambios que experimenta el cuerpo y adquirir conocimientos sobre cómo afrontar el momento del parto con mayor tranquilidad, y también sobre lo que vendrá después: lactancia, cambios anímicos que podremos experimentar y consejos prácticos sobre cuidados del bebé.

Si podemos acudir a estas clases en compañía de nuestra pareja, la experiencia todavía resultará más enriquecedora y nos permitirá disfrutar de esta etapa, que no ha hecho más que empezar.