Apps y gadgets para medir el sueño

En España, 1 de cada 5 personas tienen algún tipo de problemas relacionados con el sueño siendo el más frecuente la dificultad para empezar a dormir (insomnio). Es la consulta más frecuente al neurólogo junto con la cefalea. De ellos, aproximadamente el 60% tiene un trastorno duradero o crónico.

Miniatura

La tecnología de hoy en día nos permite conocer la calidad de nuestro descanso: el número de horas que dormimos y un estudio de las fases del sueño.

Para conocer la duración y calidad del sueño puede ser tentador descargarte en el móvil una de esas aplicaciones relacionadas con  nuestro descanso.

En el mercado podemos encontrar monitores del sueño, despertadores inteligentes y generadores de ruido blanco. Todo tipo de tecnologías diseñadas específicamente para ayudarnos a monitorizar o mejorar nuestro descanso y que pueden ser útiles para las personas con trastornos del sueño.

Si escribimos la palabra "sueño" en la barra de búsqueda Google Play o Apple Store, nos aparecerán cientos de aplicaciones para poder medir diversos parámetros durante el descanso.

Estas aplicaciones móviles ofrecen un registro muy útil de información. Nos permiten conocer el número de horas que dormimos, la frecuencia con que te mueves en la cama y un estudio de las fases del sueño.

Aun así, recuerda que está en tus manos recuperar o aplicar hábitos en tu vida para mejorar la calidad de tu sueño.

Apps móviles y gadgets para medir el sueño

Sleep Better. Se integra con la app de Salud de Apple. Controlamos la duración, eficiencia y fases del sueño y nos despierta en el mejor momento en un intervalo cercano a nuestra hora de levantarnos. Sleep time también se integra con la app Salud y se asemeja mucho a un dashboard de analítica, muchos gráficos y datos interesantes, permite incluso medir nuestro ritmo cardiaco.

Alarma inteligente. La diferencia es que graba los sonidos que se producen mientras dormimos y averigua si roncamos o no. Tiene melodías para relajarnos y dispone de una versión llamada siesta. Una muy similar es Pillow.

Sleep Cycle. Tiene una diferencia con las anteriores, le da más importancia al momento de despertarnos, personaliza la mejor hora para despertarnos, selecciona música de nuestro móvil para la alarma, incluso tenemos la opción de posponerla para quedarnos un ratito más en la cama.

Apple Watch. El famoso reloj Apple Watch nos permite llevar a cabo la monitorización del descanso en nuestro dispositivo IPhone sin problema. Podemos ver nuestras pautas e incluso enviarlas a la aplicación de salud que viene de fábrica en nuestro IPhone para poder tener toda la información conjunta.

Jawbone UP3. Es una pulsera muy completa y discreta capaz de medir la frecuencia cardiaca, respiración, la temperatura… En el aspecto de monitorización, cabe resaltar la monitorización de la actividad física, de la salud, y del sueño. El punto positivo es que una vez recopila los datos de nuestro descanso, nos recomienda un tipo de ejercicio u otro. Si nuestro sueño ha sido más profundo de lo habitual, nos aconsejará realizar más ejercicio ya que el cuerpo está más descansado.

Polar. Si tienes un dispositivo Polar, éste detecta automáticamente que estás durmiendo por tus movimientos de muñeca sin necesidad de activar un modo especial. Calcula la calidad de tu descanso en función de tus movimientos. El algoritmo da mayor importancia a los periodos de inmovilidad largos y cortos para que el porcentaje sea más certero.

Fitbit. Es una pulsera que mide tu actividad diaria, desde los pasos que das, las calorías que consumes haciendo ejercicio, los kilómetros que corres, y también las horas de sueño. Además, cuenta con una alarma silenciosa, que vibra en tu muñeca para despertarte sin molestar a quien esté durmiendo a tu lado.

¿Qué desventajas tienen estas App móviles o gadgets?

Pero no todo iban a ser buenas noticias. Varios estudios científicos alertan sobre los problemas con las apps de seguimiento del sueño, y es que algo que no pueden controlar es lo que ocurre dentro de tu cerebro.

Mientras dormimos, nuestra mente realiza tareas muy complejas. Se eliminan las toxinas y se dedica a organizar recuerdos y pensamientos. También se encarga de regular las etapas de sueño. Durante la noche, cada persona pasa a través de varios ciclos.

  • Fase 1 o sueño ligero. Todavía somos capaces de percibir estímulos auditivos y táctiles.
  • Fase 2. El sistema nervioso bloquea las fuentes de información. Se podría decir que entramos en una fase de desconexión. El sueño es medianamente reparador, pero no es suficiente. Ocupa casi el 50% del tiempo de descanso en un adulto.
  • Fase 3. El sueño es profundo. Si nos despertamos en esta fase nos podemos sentir desorientados. Disminuye la tensión arterial y el ritmo respiratorio, y se incrementa la producción de la hormona de crecimiento, entre otras.
  • Fase 4. La fase de mayor profundidad del sueño. Es esencial para la recuperación física y psíquica.
  • Fase REM. Es el tiempo en el que ocurren la mayoría de los sueños. Los niños pasan casi el 50% en esta etapa, sin embargo los adultos pasamos alrededor del 20% en ella. Cuanto más mayores nos hacemos, menos tiempo pasamos en esta fase REM.

En el DKV Club de Salud se ofrece un tratamiento para la apnea del sueño y el ronquido.

Algunas aplicaciones ayudan a medir y analizar nuestros ciclos de sueño utilizando el acelerómetro del teléfono para detectar movimientos durante la noche. Si te mueves mucho, la app detecta que estás en una etapa de sueño más ligero, y si estás inmóvil como un tronco, en una etapa de profundidad. Cada vez los sensores y algoritmos ayudan  a las personas a conocer diariamente sus datos de su descanso.


El DKV Club de Salud ofrece un nuevo tratamiento para la apnea del sueño y el ronquido, un nuevo tratamiento cómodo y de alta eficacia para la apnea del sueño leve y moderada. Se trata de la terapia COAT® que utiliza una férula, SomnoDent® FLEX, que es un sistema intraoral elaborado a medida por los odontólogos de los Espacios de Salud DKV especializados en esta técnica.

La apnea del sueño es un trastorno de la respiración durante el sueño. La musculatura de la faringe y la lengua se distiende y bloquea las vías respiratorias provocando pausas reiteradas de la respiración. El cerebro reacciona con micro-despertares de alarma que la persona que duerme no percibe y la respiración se restablece con espasmos de aire que producen los fuertes ronquidos.