Anorgasmia

Se define la anorgasmia como la inhibición recurrente y persistente del orgasmo. Es, junto con la falta de deseo sexual, una de las disfunciones sexuales más comunes de la mujer.

Tipos

La anorgasmia puede ser primaria, cuando nunca se ha obtenido el orgasmo, o secundaria, cuando, tras una época de haber tenido orgasmos con normalidad, se dejan de experimentar de forma sistemática. La anorgasmia absoluta se da en aquellos casos en los que una mujer no es capaz de alcanzar el orgasmo mediante ningún procedimiento. Mientras que la anorgasmia relativa se refiere la obtención del orgasmo de una forma determinada; por ejemplo, anorgasmia coital. La anorgasmia situacional, por su parte, se produce cuando se puede alcanzar el orgasmo sólo en determinadas circunstancias específicas.

Causas

Las causas de la anorgasmia fundamentalmente son psicológicas, pero también pueden ser orgánicas, es decir, enfermedades como la diabetes, enfermedades neurológicas o traumatismos en la zona de los genitales. También son un factor importante las drogas o determinados fármacos que afecten a la sensibilidad de la zona o que hagan perder la apetencia sexual, como determinados antidepresivos.

Las causas psicológicas más importantes son, condiciones culturales negativas, experiencias sexuales traumáticas, falta de información sexual, etc. En general se cree que la ansiedad por el desempeño es la causa más común de los problemas de orgasmos y que un 90% o más de estos problemas parecen ser de naturaleza psicológica. Algunos fármacos pueden sedar y deteriorar la capacidad de respuesta orgásmica, incluido el alcohol. Los antidepresivos ISRS como la fluoxetina, la paroxetina y la sertralina son una causa muy común de falta de orgasmo, orgasmo retardado u orgasmo insatisfactorio en hombres y mujeres.

Soluciones

La educación sobre la estimulación sexual y la respuesta y sobre las actitudes saludables hacia el sexo tiende a minimizar los problemas.  Las parejas que descubren que deben guiar verbal y no verbalmente a su pareja para obtener la estimulación que les hace sentir mejor, experimentarán este problema con menos frecuencia. Es importante tener en cuenta que no se puede forzar la respuesta sexual.

En los casos de anorgasmia suele ser necesario acudir a un sexólogo o un psicólogo experto en estos problemas. Si la causa es orgánica deberá ser tratada la enfermedad de base o bien revisar la medicación que esté tomando la mujer.

Dra. Isabel Giménez Blasco - Especialista en Ginecología y Obstetricia - Médico colaborador de Advance Medical