Alteraciones citológicas

La citología cervical se realiza como cribado para el cáncer de cérvix, y consiste en un pequeño raspado sobre la superficie de la parte más externa del cuello uterino.

Miniatura

El cáncer de cérvix sucede cuando las células se transforman en anormales y empiezan a crecer de forma descontrolada. Este proceso puede durar años y así las fases pre-cancerosas son fácilmente tratables. El problema es que no suelen dar síntomas ni signos, por eso se hace necesario el cribado regular.

Todas las mujeres deberían hacerse este tipo de revisión, siendo recomendable realizar la primera no más allá de los tres años después de la primera relación sexual, y de forma anual. Tras dos citologías normales se puede espaciar dicha revisión hasta los tres años. Y a los 35 años se debe realizar cultivo para HPV (Virus del Papiloma Humano), ya que éste puede ser responsable de la aparición del cáncer uterino. Si el cultivo es negativo y la citología también se puede postponer la siguiente revisión a cinco años.

Un resultado anormal en citología significa que hay algunas células anormales y frecuentemente estos cambios son leves y no significan que haya cáncer. Tan sólo hay que hacer un control de estas lesiones. Estos resultados anormales son:

- INADECUADA: significa que no pudo ser revisada correctamente y que se debe repetir en 3 meses.

- ASCUS: atipia de significado incierto, cambios muy leves anormales. Estos cambios pueden desaparecer sin más y no requieren tratamiento. Se deberá repetir la citología en 6 meses para comprobar si las células han desaparecido o no.

- L_SIL: lesión de bajo grado, cambios anormales mínimos que por lo general desaparecen sin ningún tratamiento. Para controlar las lesiones que no desaparecen es necesario repetir la citología en 6 meses.

- H_SIL: lesión de alto grado, cambios moderados o graves que indican que puede haber una lesión más avanzada. En estos casos es necesario realiza una colposcopia.

La colposcopia es una técnica complementaria que consiste en examinar el cuello uterino a través de un microscopio previa aplicación de diferentes tinciones. De esa forma es posible tomar una pequeña biopsia en caso de visualizar una zona sospechosa.

En estos casos de anomalía citológica también suele ser útil la realización del cultivo para detectar la presencia de VPH. De forma que es control queda de la siguiente manera.

 

CITOLOGIA HPV CONTROLES
Normal Positivo Citología y HPV en 12 meses
ASCUS Negativo Citología en 12 meses
ASCUS Positivo Colposcopia
HSILLSIL Neg/Pos Colposcopia

 

El seguimiento de una citología anormal incluye como ya se ha comentado la repetición de la citología, cultivo para determinar HPV y/o realizar una colposcopia.

Las células anormales que no desaparecen o aquellas lesiones severas tienen que eliminarse para evitar que lleguen a desarrollar un cáncer de cérvix. Estos tratamiento son rápidos, sencillos y la mayoría se realizan en la consulta.

El cáncer de cérvix se desarrolla en el cuello del útero. En muchas ocasiones el Virus del Papiloma Humano está relacionado con su desarrollo, de ahí que en los casos de citología alterada o en mujeres a partir de los 35 años, sea útil y recomendable detectar su presencia. La única forma de detectar Ca de cérvix o sus lesiones precancerosas es la citología cervical.

 

Dra. Isabel Giménez Blasco - Especialista en Ginecología y Obstetricia - Médico colaborador de Advance Medical