Alopecia masculina

La alopecia androgénica, también denominada calvicie común, es la pérdida prematura del pelo del cuero cabelludo. Puede aparecer en cualquier momento tras la adolescencia y generalmente aumenta con la edad.

Miniatura

Este tipo de alopecia, es culpable de la mayoría de los casos de caída del cabello, y aunque principalmente afecta a hombres, también puede existir alopecia androgénica femenina. En números, estaríamos hablando de que un 40% de los hombres de entre 18 y 39 años sufren este tipo de alopecia, y en el caso de los mayores de 70 años, el porcentaje se eleva al 95%. Es un proceso tan frecuente, que puede considerarse como un proceso fisiológico normal de la vida.

Factores de la alopecia androgénica

Las hormonas masculinas, la herencia, y la edad son sus principales factores desencadenantes. La edad de comienzo de la alopecia y su severidad varía de un individuo a otro.

Los andrógenos, u hormonas masculinas son la causa de que ocurra este tipo de alopecia. No es exactamente un exceso de andrógenos lo que provoca la caída, más bien viene influida por la sensibilidad de los folículos pilosos del cuero cabelludo frente estos andrógenos. Lo que aún no se sabe a ciencia cierta, es por qué los andrógenos producen la caída del cabello y sin embargo hacen crecer la barba.

Existe también la dihidrotestosterona o DHT, que desempeña un importante papel en el desarrollo de la alopecia androgénica. Es un metabolito natural de la hormona masculina testosterona. Se produce naturalmente en hombres y mujeres, ya que ambos géneros poseen testosterona, aunque en cantidades muy diferentes.

Se sabe que la DHT produce sobre el folículo piloso una atrofia progresiva del cabello y una hipertrofia de la glándula sebácea del pelo, produciéndose también una disminución de la densidad del mismo.

En primer lugar, causa un acortamiento de la fase de crecimiento del ciclo del cabello, lo cual produce la miniaturización del pelo que con el tiempo se vuelve más fino, corto e incoloro, hasta el despoblamiento total. En este sentido, los tratamientos van enfocados a inhibir esta hormona.

Por último, la edad a la que se inicia este tipo de alopecia, va a influir en la severidad de la misma, cuando más tarde aparezca, menos severa será y viceversa.

Lamentablemente este proceso es irreversible. Todo cabello que quede en las áreas afectadas estará “miniaturizado”, es decir, será más fino, más corto y de color más claro. Estos cabellos miniaturizados se denominan “cabellos vellosos”.

La actividad de los andrógenos suele afectar a determinadas áreas de la cabeza, que según afecte al sexo masculino o al femenino.

En el caso del hombre, afecta principalmente por encima de la frente, acentuándose las entradas y la coronilla, donde comienza a notarse un aclaramiento del pelo y puede llegar a perderse totalmente todo el cabello, excepto de la zona posterior y laterales de la cabeza.

Tratamiento para la alopecia androgénica

Tratamientos médicos:

Son aquellos que no tienen carácter invasivo y que se aplican tópicamente o se administran por vía oral.

Solución de Minoxidil:

Se trata de un vasodilatador, que fue aprobado en 1991 por la FDA para el tratamiento de la calvicie. Tras 2 aplicaciones al día de forma indefinida, el 60% de los varones presentan mejoría en la calvicie de la coronilla, siendo ineficaz en las entradas de la frente. Si se suspende su aplicación, antes de los 4 a 6 meses se reanuda la progresión de la calvicie.

En ocasiones se formula junto con otras sustancias (como ac. retinóico, vitaminas, proteinas, etc.) con el fin de aumentar su eficacia, con resultados variables y poco determinantes.

Finasterida oral:

Es un inhibidor específico de la 5 ,alfareductasa, la enzima determinante en la conversión de la testosterona en dihidrotestosterona. Constituye sin duda hoy en día la mejor opción en la mayoría de los casos y la más utilizada. En un 80-90% de los casos detiene la progresión de la calvicie, y tras 2 años de tratamiento, 2 de cada 3 pacientes presentan aumento de la densidad del cabello por lo general a nivel de la coronilla, no así en las entradas. También requiere tratamiento de forma mantenida e indefinida ya que a los pocos meses de suspender su administración, reaparece la progresión.

Tratamientos Quirúrjicos

La técnica quirúrgica más extendida hoy en día es el autotrasplante de cabello. En la actualidad, mediante los microinjertos de unidades foliculares (que contienen de 1 a 4 cabellos) se consiguen excelentes resultados. Para ello, además de contar con un experimentado y reputado equipo médico, es necesario contar con una zona donante (la nuca) con suficiente densidad y grosor del cabello. Los cabellos injertados, al proceder de zonas resistentes o inmunes a la calvicie no van a ser presa de la dihidrotestosterona y por lo tanto permanecerán activos de por vida. Con el fin de evitar la progresión de la calvicie a partir de los cabellos no trasplantados, en ocasiones se asocia a Finasterida y/o Minoxidil.