Alergias estacionales bajo control

Las alergias son respuestas exageradas del sistema inmunológico (las defensas de nuestro organismo) al entrar en contacto con determinadas sustancias, los denominados alérgenos. Al entrar en la sangre se produce una reacción inmunológica que hace que se libere histamina, que es la principal causante de los molestos síntomas de la alergia.

Miniatura

Los pólenes son granos minúsculos que contienen células espermáticas. Son producidos por el aparato reproductor masculino de las flores y transportan las células espermáticas al aparato reproductor femenino para fecundarlas. Una misma planta puede producir miles de granos de polen, que pese a que se pueden apreciar como un polvo amarillo cuando todavía está en las flores, pasan desapercibidos en general cuando estas partículas están suspendidas en el aire.

Se puedes ser alérgico a más de un tipo de polen y la alergia estacional puede aparecer a cualquier edad, aunque lo más frecuente es que se empiece a manifestar durante la niñez.

Plantas que causan alergias

Los principales tipos de plantas que causan alergias en nuestro país son las gramíneas, las oleas y la parietaria.

  • Las gramíneas son la primera causa de alergia en nuestro país y se distribuyen por el centro y norte de España. Son en general malas hierbas que crecen en los bordes de los caminos, campos de cultivo o descampados. Su periodo de polinización es muy amplio ya que la floración de cada una de sus especies se da en un momento determinado.
  • La familia de las Oleaceae incluye numerosos árboles y arbustos aunque solo tres son relevantes en las alergias estacionales: el fresno, el olivo y el ligustro o alheña. El olivo es el más frecuente y alergénico, abunda en la zona mediterránea y, tras las gramíneas, es la segunda causa de alergia estacional en España.
  • La parietaria es una familia de malezas muy alergénica y una de las principales fuentes de polen alergénico en las regiones costeras mediterráneas. La especie más importante es la Parietaria judaica que se encuentra en solares y paredes de estas zonas. Su periodo de polinización es más extenso que el de las otras especies.

Temporada de alergias

  • En el clima interior seco, de mayo a junio, más breve pero de mayor intensidad.
  • En la zona mediterránea, de marzo a agosto, más largo pero de menor intensidad.
  • En zonas húmedas, de abril a junio, menos intenso ya que la lluvia arrastra el polen.

Síntomas de las alergias

  • Estornudos
  • Picor de nariz y garganta
  • Congestión nasal y mucosidad abundante y acuosa
  • Tos, lagrimeo y ojos enrojecidos.

Los síntomas suelen producirse cuando la concentración de polen en el aire supera los 30-50 granos por metro cúbico de aire, aunque en personas muy sensibles la clínica puede aparecer antes. La concentración de polen suele ser mayor en días secos, ventosos y cálidos, así como al amanecer y al anochecer.

Prevenir las alergias estacionales

El diagnóstico es sencillo, por los síntomas y las pruebas de reacción cutánea. El tratamiento de los síntomas se suele afrontar mediante diversos fármacos, como los descongestivos nasales, los antihistamínicos, los mucolíticos y los corticoides nasales.

La desensibilización progresiva, conocida como "vacunas para la alergia" puede modificar de manera gradual cómo reacciona el organismo reacciona a las sustancias que le producen alergia para que no experimente más sus síntomas. La mayoría de las personas que se siguen este proceso experimentan una mejora significativa, aunque esta no se observa hasta unos meses después de haber iniciado el tratamiento, que puede durar un año. La desensibilización no hace que la persona deje de der alérgica a la planta sino que modifica la manera de reaccionar del organismo ante ella para que no se produzca la liberación exagerada de histamina con los síntomas que esto conlleva.

La medida esencial para luchar contra las alergias estacionales es evitar la exposición al alérgeno dentro de la medida de la posible. Conviene tomar medidas como:

  • Dormir con las ventanas cerradas
  • Evitar salir durante las horas de mayor concentración de polen.
  • Llevar las ventanillas del coche cerradas
  • Colocar filtros antipolen en el coche
  • Llevar gafas de sol
  • No secar la ropa al aire libre
  • Ducharse al llegar a casa para lavar el polen del pelo y la piel

Igualmente, es importante mantener un sistema inmunológico sano mediante una dieta equilibrada y sin excesos, una buena hidratación y la práctica de una actividad física moderada.