10 alimentos que ayudan a combatir el frío

Si no hay manera de calentar la casa, o en la oficina eres una víctima más de la famosa ‘guerra de la calefacción’, debes saber que gracias a lo que comes puedes combatir el frío.

Miniatura

No era una excusa de la abuela para cebarnos, tu alimentación puede ser una herramienta muy útil para combatir el frío y para prevenir resfriados. Hay alimentos que son aliados para combatir el frío.

Caldos y sopas

Si acompañas cada comida con una sopa o un caldo sentirás el calor adentrarse por tu cuerpo. Además de calentarnos, los caldos son muy buenos para hidratarnos (ya que con el frío se nos olvida beber). Algunas sopas, como la de pollo, además tienen propiedades antiinflamatorias, y le van a sentar genial a tu resfriado.

Ajo, cebolla y Jengibre

Más allá de lo indigesto que te pueda parecer, te recomendamos acompañar tus platos de invierno con estos ingredientes:

El ajo (que contiene alicina) es conocido por sus propiedades como antibiótico natural.

La cebolla es una gran aliada, no sólo tiene muchas vitaminas, sino que además tiene un gran efecto antiséptico. Y para las personas que padecen reuma (que con el frío se sufre mucho más), añadid cebolla a vuestros platos, ya que tiene importantes propiedades antirreumáticas.

El jengibre puede convertirse en nuestro mejor remedio en invierno, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y expectorantes, podemos hacer frente a cualquier tipo de dolencia respiratoria, ya sea catarro, gripe o un simple dolor de garganta.

Infusiones (y sobre todo, té)

Levantarte y desayunar una buena taza de té caliente puede parecer un simple gesto cotidiano, pero estás haciendo algo más. Estás ayudando a tu cuerpo a superar el frío y los catarros que vienen con él. El té es rico en antioxidantes que pueden aliviar la inflamación. De hecho, un estudio de la Universidad de Harvard revela que las células inmunitarias de los bebedores de té respondieron a los gérmenes cinco veces más rápido que las de los bebedores de café.

Legumbres

En nuestra dieta hay muchísimos potajes y cocidos de legumbres que, además de estar para chuparse los dedos, nos ayudan a mantener el calor. ¿A que no sabías que las legumbres son bajas en grasas y tienen mucha fibra? Así que la excusa de los kilos de más no sirve. 

Pescado Azul

Con el frío se come más, porque tu cuerpo te pide alimentos con grandes niveles de grasa, pero ¡que no cunda el pánico! Existen las llamadas grasas saludables, como el Omega3, muy presentes en el pescado azul (anchoa, jurel, atún, caballa, sardina, salmón, salmonete, boquerones o emperador) que te aportan energía suficiente para entrar en calor sin ganar kilos.

Verduras

Las verduras son una gran fuente de vitaminas. Si además las preparas en forma de cremas o purés calientes, entrarás en calor, preparando tu cuerpo para luchar contra los virus. Las espinacas, por ejemplo, son muy ricas en vitaminas K, A, B, C y E, potasio, calcio, fósforo, zinc, ácido fólico y hierro.

‘Frutas - C’

¿A qué no sabías que el cuerpo humano no produce ni almacena la vitamina C? Gracias a ella, ayudamos a nuestro organismo a prevenir los resfriados y a reducir sus síntomas. Por eso es tan importante comer todos los días alimentos que la contengan.  La fruta es la reina C, y en concreto el kiwi (tiene casi el doble de vitamina C que una naranja). Este invierno inmunízate: llena el carro de kiwis, naranjas y mandarinas.

Y un apunte más: ¡Evita el alcohol!

Sí, es cierto, cuando consumes alcohol, el cuerpo experimenta una sensación de calor por su efecto vasodilatador. Sin embargo, hay que despedirse de la idea de que beber alcohol es bueno para el frío, ¡no es, sino todo lo contrario! Cuando tenemos frío, los órganos vitales necesitan más calor, y la circulación de la sangre se concentra en ellos, de forma que disminuye en las extremidades. Esta es una respuesta del cuerpo para protegerse, que con el consumo de alcohol se ve disminuida. Si consumimos demasiado alcohol, aumenta nuestro metabolismo y perdemos rápidamente el calor.

¡Con todo esto y un buen abrigo, ya estás listo para el crudo invierno!