¿Por qué debo cuidar mi colesterol?

Hay factores de riesgo que aumentan las posibilidades de que suba el colesterol. Cuidarse es básico para que no ocurra.

Miniatura

La arterioesclerosis o colesterol elevado es una enfermedad compleja, que no produce síntomas de forma directa y  no tiene un único origen. Por ello, es fundamental que se reconozcan los y se corrijan el mayor número posible de éstos.

El primer paso para reducir el colesterol elevado consiste en modificar hábitos de la persona:

Cambiar la dieta en el caso de que el peso sea normal, y en caso de sobrepeso, establecer además medidas para reducirlo.

Mantener un nivel de actividad física mínima de 30 minutos al día

Dejar de fumar en caso de ser fumador

¿Qué es la hipercolesterolemia y cómo tratarla?

El exceso de colesterol en nuestra sangre, también llamado hipercolesterolemia, es uno de los principales factores que puede originar la formación de enfermedades cardiovasculares. En la actualidad, los problemas cardiovasculares, como los que afectan directamente al corazón, se han convertido en una de las principales causas de muerte en España. Debemos ser conscientes de los riesgos que corremos si descuidamos nuestros niveles de colesterol.

Para reducir el nivel de colesterol y evitar sufrir enfermedades cardiovasculares, debemos tener en cuenta los siguientes factores y cambiar nuestros hábitos de vida para reducir al máximo la probabilidad de tener una enfermedad cardiovascular.

Tabaquismo. Los hombres y mujeres de mediana edad que fuman tienen un riesgo mucho mayor de sufrir un infarto de miocardio. Al dejar de fumar, este riesgo disminuye de forma progresiva.

Dieta. La alimentación es otro factor importante en relación a nuestro nivel de colesterol. Se recomienda mantener una dieta mediterránea rica en cereales, legumbres, frutas, verduras, pescado azul rico en grasas omega3 y aceite de oliva. Por otro lado, limitando el consumo de lácteos grasos, carnes rojas y embutidos, con alto contenido en grasas perjudiciales.

Alcohol. Su consumo muy moderado aumenta el colesterol HDL y puede reducir el efecto negativo del colesterol LDL. Sin embargo, puede producir a la vez un aumento de la tensión arterial y puede dañar órganos como el hígado.

Ejercicio. Practicar ejercicio de forma regular, aunque no sea de manera intensa, ha demostrado que reduce el nivel de colesterol y en consecuencia, el riesgo de sufrir una enfermedad coronaria.

Peso corporal excesivo. La obesidad y el sobrepeso, especialmente la grasa en el abdomen, favorecen la aparición de enfermedades cardiovasculares. Es beneficiosa la pérdida, aunque sea ligera, de ese exceso de peso.

Etiquetas: Colesterol